fbpx

¿Nació Cristo el 25 de diciembre? ¿Y qué tiene que ver Papá Noel con esto?

¿Nació Cristo el 25 de diciembre? ¿Y qué tiene que ver Papá Noel con esto?
La Navidad conmemora un hecho histórico verdadero: el nacimiento de Jesús de Nazaret, el que muchos aclamaban como Mesías e Hijo de Dios.

Padre Michael Kerper

Querido Padre Kerper: Alguien me dijo que el 25 de diciembre definitivamente no es el cumpleaños de Jesucristo. ¿Cristo nació en Navidad o no? Si no es así, ¿por qué la Iglesia siempre ha afirmado que Jesús nació el 25 de diciembre? ¿Y cómo podía la gente confundirse tanto con algo tan importante?

Antes de responder a su pregunta, debemos considerar nuestra comprensión contemporánea de los cumpleaños y en qué se diferencia de la de la Iglesia primitiva. En nuestra cultura, hacemos mucho hincapié en «marcar» la fecha de cumpleaños el día de nuestro nacimiento. De este modo, recordamos y nos alegramos de toda la vida de la persona, no sólo de su nacimiento. Por ejemplo, cuando celebramos el cumpleaños de Washington, Lincoln o cualquier otra persona heroica, reflexionamos sobre toda su vida, no sólo sobre su nacimiento.

Los primeros cristianos tenían un enfoque muy diferente. De hecho, no les gustaban los cumpleaños en absoluto porque tales festivales estaban entrelazados con las «religiones antiguas», que incursionaban en la astrología y el ocultismo.

Para distanciarse de las antiguas prácticas paganas, los primeros cristianos tendían a celebrar el día de la muerte de una persona como su verdadero cumpleaños. Esto reflejaba la creencia cristiana de que el nacimiento físico de una persona importaba muy poco a menos que culminara en la vida eterna, que comienza con la muerte. Una muerte santa, no un mero nacimiento, merece una gran celebración.

Siguiendo este enfoque, los cristianos comenzaron a vincular las fiestas de los santos con los aniversarios de su muerte, nunca con su cumpleaños, excepto María, la Madre del Señor (8 de septiembre) y San Juan Bautista (24 de junio).

Esto nos lleva a la pregunta: ¿Es el 25 de diciembre el verdadero nacimiento de Cristo? Sí, si te refieres al día en que los cristianos han celebrado el Nacimiento del Señor casi universalmente desde los tiempos más remotos. Sin embargo, la Iglesia nunca ha enseñado definitivamente que Jesús nació el 25 de diciembre; no hay evidencia documental concluyente, y la Sagrada Escritura no menciona fecha alguna.

Esta falta de evidencia no debería sorprendernos en lo más mínimo. Si bien valoramos mucho el mantenimiento de registros precisos de nacimientos, muertes y matrimonios, la gente de la antigüedad no lo hizo, especialmente entre la gente común como Jesús, María y José. La mayoría de la gente en Palestina probablemente no tenía idea de sus fechas de nacimiento exactas, y los padres analfabetos no tenían forma de llevar un registro de los cumpleaños de sus hijos. Si bien es posible que hayan recordado la época del nacimiento del niño, probablemente se olvidaron del día e incluso del año.

En cuanto a Cristo, debemos recordar siempre que los Evangelios fueron «escritos al revés»: comienzan con los eventos finales de la vida de Cristo: Su Pasión, Muerte y ResurrecciónLos conocidos textos navideños de San Mateo y San Lucas fueron escritos después de los relatos de la Pasión. Además, si estas historias navideñas, que tanto amamos, nunca se hubieran escrito o se hubieran perdido, nada de nuestra fe en Cristo cambiaría. Después de todo, los Evangelios de San Marcos y San Juan no dicen nada sobre el nacimiento de Jesús. Sin duda, los textos navideños profundizan nuestra comprensión de Cristo y le dan un color maravilloso a la historia, pero no son esenciales. Por lo tanto, realmente no necesitamos saber la fecha del nacimiento de Cristo.

Ahora, vayamos a la creencia arraigada de que el 25 de diciembre es de hecho el nacimiento de Cristo. La elección de esta fecha no fue un mero accidente o capricho. Tiene una fuerte base teológica.

¿Por qué elegir el 25 de diciembre? Debido a su proximidad al solsticio de invierno, el punto de inflexión de la naturaleza entre la luz y la oscuridad.

Aproximadamente en el año 360 d. C. (o incluso antes), los cristianos romanos habían comenzado a celebrar el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre. Sin embargo, los cristianos de otras regiones habían fijado su cumpleaños el 6 de enero (junto con la Epifanía). Otros lo tuvieron el 20 de abril y el 15 de mayo. Sin embargo, gradualmente, el 25 de diciembre se volvió casi universal. Si Jesús no tiene certificado de nacimiento, ¿por qué elegir el 25 de diciembre? Debido a su proximidad al solsticio de invierno, el punto de inflexión de la naturaleza entre la luz y la oscuridad.

Te puede interesar:
¿Qué me vas a regalar en mi cumpleaños? el conmovedor pedido del Niño Jesús a San Jerónimo

Algunos teólogos antiguos creían que los eventos de la vida de Cristo estaban misteriosamente sincronizados con los movimientos de la naturaleza. El siguiente texto de San Agustín es un buen ejemplo de tal pensamiento:

«¡Alegrémonos, hermanos míos! ¡Feliz día para nosotros y para las naciones del mundo!

Este día en particular [25 de diciembre] se ha hecho especial no por el sol que vemos, sino por su Creador, a quien no podemos ver. ¿Cuando esto pasó? Cuando una Madre Virgen brotó de su fertilidad, sin la ayuda de sus genitales, Aquel a quien pudimos ver. Todo eso fue posible gracias a su Creador, a quien no podemos ver».

Más tarde, San Agustín dice:

«Es un día tan bueno como cualquier otro. El solsticio de invierno. El otoño se convierte en invierno. El día más corto. Con cada día sucesivo, la luz se vuelve más larga. ¿No podría esto significar la obra de Cristo?»

San Agustín y otros Doctores de la Iglesia derivaron el nacimiento exacto de Jesús a través de la reflexión teológica clásica, no a través de la Sagrada Escritura. Si bien las especulaciones de santos teólogos como San Agustín son ciertamente dignas de fe, no son definitivas.

Finalmente, hay otra razón para el 25 de diciembre: la «antigua» religión romana también propuso una relación entre la naturaleza y sus propios dioses. Por lo tanto, los romanos celebraban una fiesta llamada Natalis Solis Invincti, que se regocijaba por el «renacimiento» del sol en el solsticio de invierno. Muchos eruditos han afirmado que los cristianos simplemente bautizaron esta vieja fiesta pagana, reemplazando el sol con el Hijo de Dios.

En términos de adoración y oración, el día de Navidad, el 25 de diciembre, es el único punto focal universal de los cristianos que se regocijan en el nacimiento de Cristo, Aquel que sufriría, moriría y resucitaría. Al celebrar el cumpleaños del Señor el 25 de diciembre, nos unimos a cientos de generaciones creyentes repartidas a lo largo de muchos siglos. Sin duda, el Señor ahora debe considerar el 25 de diciembre como Su único cumpleaños verdadero, porque solo en ese día millones dicen: «¡Feliz Cumpleaños!»

La verdadera historia de San Nicolás

Muchas personas aprenden cuentos de hadas e historias bíblicas simultáneamente durante la primera infancia. Como resultado, los cuentos de hadas se disuelven cuando los niños maduran, las historias sobre Jesús también pueden perder su credibilidad. En medio de este revoltijo de historias infantiles, hay que distinguir entre las invenciones de fantasía y las verdades arraigadas en la historia.

Empecemos con Papá Noel. Sabemos con certeza que un hombre llamado Nicolás nació en Asia Menor (actual Turquía), se desempeñó como obispo de Myra, murió alrededor de 350 y pronto fue honrado como un gran santo. Aunque carecemos de documentación histórica precisa, es muy probable que ayudó a los pobres, sanó a los enfermos e intercedió ante Dios por las personas necesitadas. Con el tiempo, las historias sobre la bondad y la generosidad de Nicolás se difundieron por Europa y otras partes del mundo.

Te puede interesar:
El Misterio de la Navidad según Edith Stein

Poco a poco, Nicolás de Myra evolucionó hasta convertirse en la figura que ahora se conoce como Santa Claus, un nombre derivado de la palabra latina sancta (santo) y la última parte del nombre Nicolás. Estrictamente hablando, entonces, Santa Claus o Papá Noel / San Nicolás efectivamente existió. No se parece en nada al hada de los dientes y al conejito de Pascua.

En cierto sentido, Santa Claus o Papá Noel / San Nicolás actúa en el mundo de hoy cuando las personas imitan, incluso inconscientemente, su bondad y generosidad al dar regalos a los demás, especialmente a los niños. Después de todo, cada acto amoroso se origina de alguna manera en Dios, que es amor, y cuando alguien como San Nicolás inspira la entrega de regalos, podemos decir que de alguna manera participa verdaderamente en el acto.

La Navidad conmemora un hecho histórico verdadero: el nacimiento de Jesús de Nazaret, el que muchos aclamaban como Mesías e Hijo de Dios.

Ahora llegamos a la historia de Navidad, que aprendiste de niño junto con la historia de Santa Claus. A primera vista, parece ser lo mismo: una historia con una raíz histórica genuina pero superpuesta con detalles falsos y fantasiosos. Pero la historia de la Navidad, al menos las partes narradas en la Sagrada Escritura, difiere fundamentalmente de los cuentos de hadas como la historia de Santa en toda regla.

Primero, la Navidad conmemora un hecho histórico verdadero: el nacimiento de Jesús de Nazaret, el que muchos aclamaban como Mesías e Hijo de Dios. Hoy en día, no hay ningún historiador serio, ya sea creyente o incrédulo, que desafíe Su existencia. La documentación, aunque escasa, es convincente.

El nacimiento de Cristo

Además de informar sobre el nacimiento de Jesús, los evangelistas incluyeron muchos detalles secundarios, como la estrella de Belén, Pastores, Magos, Ángeles, etc. Estos elementos bien conocidos van mucho más allá de la «historia cruda» al afirmar verdades de fe acerca de Jesús, como su verdadero vínculo familiar con el rey David, su vida y muerte como cumplimiento máximo de la profecía israelita y su misión a los gentiles.

Estos elementos de la historia bíblica de Navidad difieren de las fantasiosas historias sobre Papá Noel. Considere el famoso poema «La noche antes de Navidad», escrito por Clement Clarke Moore en 1822. Moore escribió su poema para entretener y deleitar a los niños pequeños. Su encantadora descripción de las visitas nocturnas de Santa en Nochebuena es completamente ficticia y no está relacionada con el histórico San Nicolás. Por el contrario, la historia bíblica de Navidad no es un entretenimiento para los niños, sino una parte esencial de la Sagrada Escritura que expresa verdades básicas sobre el origen y la identidad de Cristo.

Me apresuro a agregar que muchas de las imágenes tradicionales asociadas con la historia de Navidad van mucho más allá de lo que dicen los Evangelios. Las figuras en los pesebres, como el niño baterista, los ratones que hablan y el Papá Noel arrodillado, son innovaciones, no forman parte del relato bíblico. Aunque son bonitos, pueden confundir a los niños al mezclar lo imaginativo con lo bíblico.

A medida que se acerca la temporada navideña espero que esta explicación les ayude a redescubrir la verdad esencial que celebramos: que Dios, que es amor, nos envió a su Hijo, y que todos los que se unen a Él, incluido Santa Claus / San Nicolás, su padres, y usted – puede extender el amor divino al mundo.

Publicado originalmente en catholicexchange.com
Adaptado y traducido por Formación Católica

Nota del editor: Este artículo corresponde a un capítulo del Libro «Un sacerdote responde a 27 preguntas que nunca pensó hacer»
del Padre Michael Kerper.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday