fbpx

Artículos Destacados

Infancia espiritual del cristiano resumida por el P. Royo Marín

En el caminito de la infancia espiritual, tal como lo vivió la santa de Lisieux, apenas hubo manifestación alguna de estos fenómenos extraordinarios. Todo fue sencillo y normal, hasta el punto de que su heroica santidad pasó casi del todo desapercibida para las mismas religiosas que convivieron con ella.

Pecados que se han de evitar, sus raíces y consecuencias

Todos estos gérmenes de muerte debe el hombre no sólo moderar sino mortificar. La práctica generosa de la mortificación dispone al alma a otra más profunda purificación que Dios Mismo realiza, con el fin de destruir totalmente los gérmenes de muerte que todavía subsisten en nuestra sensibilidad y en nuestras facultades superiores.

Dios nos pedirá frutos de Santidad
Video

Los viñadores malvados

(Mateo 21, 33-46) El Señor ha enviado a sus siervos para exigirnos frutos. Ellos viene a pedirnos los frutos de nuestra conversión.

La fe explicada

El Sagrado Corazón de Jesús