fbpx

Artículos Destacados

El cristiano y la conversión: La espera de Cristo

Así como todos los astros están siempre girando en torno al Sol, como una Corona que lo rodea y se mueve constantemente para hablar de su grandeza; así cada bautizado tiene que estar cerca del Señor para que, alrededor suyo, se cumpla el gran por qué de la existencia humana: amar, adorar y servir a su Señor, el Sol que nace de lo alto.

La corona de Adviento

«El Año litúrgico comienza con el tiempo de Adviento: tiempo estupendo en el que se despierta en los corazones la espera del retorno de Cristo y la memoria de su primera venida, cuando se despojó de su gloria divina para asumir nuestra carne mortal» (Benedicto XVI). Este tiempo, tiene como signo significativo la Corona de Adviento que representa el primer anuncio de Navidad.

Restaurar todo en Cristo

San Agustín nos enseña que debemos: «Corregir a los indisciplinados. Confortar a los cobardes. Sostener a los débiles. Refutar a los adversarios. Instruir a los ignorantes. Estimular a los indolentes. Aplacar a los soberbios. Apaciguar a los pendencieros. Ayudar a los pobres. Liberar a los oprimidos. Mostrar aprobación a los buenos. Instaurar todo en Cristo».

Podcast / Audios

Acceso de Alumnos

Video

«Preparen el camino del Señor»

(Marcos 1, 1-8) «Viene en pos de mí el que es más poderoso que yo, delante del cual yo no soy digno ni aun de inclinarme para desatar la correa de sus sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo».

La fe explicada

El Sagrado Corazón de Jesús