fbpx
No debemos olvidar que nuestra fe no se basa en los hombres, sino en Dios. No podemos desconfiar de Pedro, Santiago y Juan y de los demás por causa de Judas. Sí, hubo un traidor entre los Apóstoles, pero los otros once permanecieron fieles. No permitamos que los escándalos del clero fragilicen nuestra fe.

No debemos olvidar que nuestra fe no se basa en los hombres, sino en Dios. No podemos desconfiar de Pedro, Santiago y Juan y de los demás por causa de Judas. Sí, hubo un traidor entre los Apóstoles, pero los otros once permanecieron fieles. No permitamos que los escándalos del clero fragilicen nuestra fe.


El tema del que pretendo hablar hoy no es fácil. Pero uno no puede simplemente ignorar lo que ha estado sucediendo y pretender que nada ha sucedido.

Los escándalos informados a lo largo de los últimos cincuenta o sesenta años son muy dolorosos para la Iglesia. Y porque nos lastiman, tendemos a no hablar al respecto y dejar el agua correr en silencio. Pero esto no resolverá nada. La solución del problema no es negar su existencia. Tenemos que ser realistas. Si hay un problema, debemos aprender a manejarlo. Entonces, lo que tenemos que hacer es aprender a enfrentar estas cosas terribles que vemos hoy.

Pero no podemos olvidar que nuestra fe no se basa en los hombres, sino en Dios.

 

Son escándalos que han sacudido la fe de mucha gente buena. Algunas dejaron de creer en Dios, porque fueron traicionadas por los hombres. Pero no podemos olvidar que nuestra fe no se basa en los hombres, sino en Dios. Es Él la Roca de nuestra salvación. Nosotros creemos que Dios ha revelado a sí mismo. Incluso si todos los sacerdotes fuesen indignos, no cambiaría nada con respecto a la verdad de nuestra religión.

Traidores. Siempre los hubo entre nosotros desde el inicio de la Iglesia. Cuando Nuestro Señor Jesucristo escogió a los doce Apóstoles, había entre ellos un traidor: Judas. Un hombre elegido para ser Apóstol, que durante tres años convivió con Nuestro Señor. Un hombre encargado de predicar la Verdad y agraciado incluso con el poder de operar milagros. Un hombre ordenado sacerdote el Jueves Santo… Este hombre era un traidor. Él cambió la vida del Maestro por un puñado de monedas; él abandonó su vocación para satisfacer su pasión. En el caso de Judas, fue el amor al dinero lo que le hizo perder a Dios, pero podría haber sido cualquier otro vicio. Judas podría estar sentado en un trono en el cielo, pero prefirió el infierno. ¡Oh! ¡Cuán horrible es contemplar la caída de un «ángel»!

Sin embargo, conviene notar que los primeros cristianos no perdieron la fe ante la traición de Judas; tampoco pensaron que, siendo Judas un Apóstol, también los otros once habrían de ser traidores. No. Si adoptamos las «proporciones» del Evangelio, podemos decir que, a cada doce hombres, uno es traidor. Cuando escuche, por lo tanto, la noticia de un escándalo que involucra a un sacerdote indigno de su vocación, recuerda, por favor, los otros once sacerdotes fieles, cuyos nombres no salen en los periódicos. Recuerda y siéntete consolado, porque para cada traidor hay once buenos siervos de Dios.

 

No debemos permitir que estos escándalos sacudan nuestra fe

 

No podemos desconfiar de Pedro, Santiago y Juan y de los demás por causa de Judas. Sí, hubo un traidor entre los apóstoles, pero hubo otros once que permanecieron fieles. Entonces, no debemos permitir que estos escándalos sacudan nuestra fe. Esta misión es del diablo: destruir la Iglesia de Dios, echándole en el rostro inmaculado la vergüenza y la inmundicia de sus miembros. Toda esta confusión, todas estas herejías, toda esa inmoralidad, todo eso no pasa del humo de Satanás que penetró la Iglesia.

En cualquier caso, la Iglesia sigue siendo la misma, la Esposa de Cristo, aunque su rostro se encuentre desfigurado por los pecados de sus miembros. La Iglesia no está dañada, aunque dentro de ella hay una gran cantidad de personas corruptas. Recuerde: la Iglesia es, en sí misma, sin pecado, pero no sin pecadores.

 

Podríamos, sin embargo, preguntarnos: ¿cuál es la raíz del problema? ¿Cuál es la causa de todos estos escándalos?

 

Hermanos, dos son las causas. Ante todo, tenemos la perversidad, la malicia de esos criminales, que son personal y completamente responsables de todo el mal que han practicado. Y ellos hicieron muy mal, hirieron a muchas personas. El más profundo círculo del Infierno está reservado a esa desgraciada descendencia de Judas, a todos los padres infieles, si no se arrepienten a tiempo.

Es la causa inmediata del problema: la malicia de esos traidores, que dieron la espalda a Dios para servir a los ídolos de sus pasiones perversas.

Pero hay otra causa, que podríamos llamar «mediata» o «remota», pero no por ello menos importante para comprender el problema. Y esta causa, hermanos, son nuestros propios pecados. Los pecados de cada uno de nosotros.

Sé que preferiríamos no escuchar eso, pero el hecho es que los malos sacerdotes son un castigo de Dios a causa de nuestros pecados. Hace varios siglos atrás escribió San Juan Eudes: «La señal más clara de la ira divina y el castigo más terrible que Dios puede lanzar sobre el mundo es permitir que su pueblo caiga en manos de sacerdotes que lo son más de nombre que de corazón, de sacerdotes que practican la crueldad de lobos rapaces en lugar de la caridad de pastores celosos. Permitir que tal cosa es clara evidencia de que Dios está enojado con su pueblo, en el que impone el efecto más terrible de su ira. Es por eso que llora incesantemente a los cristianos: “Convertíos, oh hijos rebeldes, convertíos, y os daré pastores según mi corazón” (Jer 3, 14-15). En este sentido, la inmoralidad de la vida de los sacerdotes es un flagelo contra los pecados del pueblo».

¡Hermanos, estas palabras deberían hacernos temblar! El triste estado en que vemos hoy la Iglesia es consecuencia de nuestros pecados. Estamos siendo castigados por Dios.

Esta crisis que experimentamos hoy es, al final, una crisis de santidad. La falta de santidad, en primer lugar, en el clero, pero también la falta de santidad en los laicos. A través de nuestra propia infidelidad, hemos provocado la ira de Dios. Y ahí es donde estamos hoy.

 

¿Quién hoy reza por los sacerdotes? ¿Quién se mortifica por ellos?

 

Todos estos escándalos deben ser para nosotros un llamamiento personal de conversión. Lo primero que debemos hacer es implorar a Dios por santos sacerdotes. Nuestro Señor Jesucristo dijo: «Orad al Señor de la mies, para que envíe obreros a la mies». La Iglesia siempre entendió estas palabras como una obligación para todos los fieles de orar y hacer penitencia, pidiéndole a Dios que nos envíe santos sacerdotes.

Hace cerca de cincuenta o sesenta años, la Iglesia tenía la costumbre de dedicar anualmente doce días de oración y penitencia a la santificación de los sacerdotes – eran las llamadas «Témporas». Doce días de oración y penitencia, que ya no existen para buena parte de los fieles, ya que la costumbre se extinguió con la reforma litúrgica. Con cambios como este, ¡no es de espantar cuán bajo hayamos caído! De hecho, ¿quién hoy reza por los sacerdotes? ¿Quién se mortifica por ellos? Temo que muy pocos podrían levantar la mano y decir: «yo». Debemos recordar que los fieles tienen una grave responsabilidad en la santificación del clero.

Lo segundo que tenemos que hacer para ayudar a la Iglesia es trabajar en nuestra propia santificación personal, porque, como hemos visto, la plaga de los malos sacerdotes vino sobre nosotros como un castigo por nuestros pecados. Tenemos que comprender que formamos un solo Cuerpo, de modo que los pecados de un miembro afectan a los demás. Nuestros pecados tienen consecuencias espirituales, no sólo para nosotros sino para nuestras familias y para la Iglesia entera, de tal manera podríamos decir que cuando nos rebajamos a través del pecado, rebajamos a toda la Iglesia. Pero cuando, por el contrario, buscamos elevarnos a través de la santidad de la vida, elevamos a toda la Iglesia.

Por lo tanto, queridos hermanos, todos estos escándalos deben ser para nosotros una llamada a la conversión personal, una llamada a rezar más, y hacer más penitencia, pidiéndole a Dios que sea misericordioso con nosotros y nos otorgue buenos sacerdotes para su Iglesia, sacerdotes santos, según su propio Corazón.

Tres cosas, por lo tanto, debemos tener en cuenta al escuchar un escándalo. Primero: nuestra fe no se basa en los hombres, sino en Dios. Segundo: incluso entre los doce apóstoles había un traidor. Y Tercero: los sacerdotes necesitan de nuestras oraciones.

Reclamar y lamentarse, hermanos, no basta. Si queremos buenos y santos sacerdotes, todos tenemos que orar.

 

Te puede interesar:
De la ociosidad sagrada

Por Padrepauloricardo.org y
Editado Por Formación Católica

 

Editor

Nuestro objetivo principal es el de ofrecer a nuestros lectores la mejor selección de artículos de contenido católico para su formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

¿Qué te pareció este artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.