fbpx
Para rescatar la belleza de la Navidad, no bastan los pesebres. Es necesario que el niño Jesús encuentre refugio en nuestras almas.

Padrepauloricardo.org


Cuando los sabios de Oriente llegaron a Jerusalén preguntando por un tal «rey de los judíos», Herodes se alarmó (Mt 2, 3). El nacimiento de otro rey era una clara señal de amenaza a su soberanía. Pero él, no se limitaba a preocuparse, quería saber dónde estaba el niño que acababa de nacer (Mt 2, 8) no porque quisiera adorarlo, como querían los magos,  sino por el deseo de matarlo (El cruel martirio de los santos Inocentes).

Aún hoy, ante Cristo que se presenta como Rey del Universo, los poderes de este mundo esbozan la misma reacción. Primero, se sienten amenazados: ante una autoridad que les sobrepasa, se molestan, porque saben que eso significa un límite a su poder. Si Dios existe, no todo está permitido. Luego, después del primer choque, deben tomar una decisión: o buscan la estrella de Belén para postrarse ante el niño Jesús, o salen a la caza de Dios para (intentar) usurpar su trono. En el fondo, lo que les resuena en los oídos es la vieja tentación que sedujo a nuestros primeros padres: «Seréis como dioses» (Gn 3, 5).

Sin embargo, a partir de este episodio del Evangelio, una lectura psicológica puede indicar más acertadamente por qué vivimos en un mundo tan secularizado lejos de Dios. De hecho, Cristo no sólo reina sobre el cosmos , sino que quiere ser «rex et centrum omnium cordiumRey y centro de todos los corazones». El rey Herodes amenazado no son sólo los Stalin, los Hitleres y los Estados Islámicos de este mundo; cada ser humano en particular puede sentirse incomodado por la soberanía divina o incluso salir en una loca persecución contra el niño Jesús – como hacen los llamados «ateos militantes», que, aunque no creen en Dios, sólo saben hablar de Él todo el día.

El mundo está verdaderamente dividido entre la «ciudad de Dios»  y la «ciudad de los hombres


Desde esta perspectiva, la del alma, todo el escenario cambia y nadie está exento de una analogía con el Herodes sediento de sangre.

Es que el gran mal de este mundo – que da origen a todas las persecuciones, dictaduras y masacres – se llama «pecado». No tiene sentido huir o disfrazarlo, diciendo que el enemigo está fuera o que «el infierno son los otros». La verdad es que «todos pecaron y están privados de la gloria de Dios» (Rm 3, 23). Sin la vida de gracia que Cristo nos da a través del bautismo y el perdón de los pecados, la humanidad está en el mismo nivel.

Es inútil recurrir a cualquier división humana: burgueses y proletarios, de derecha e izquierda, ricos y pobres, liberales y socialistas, para explicar el problema de la maldad.
El mundo está verdaderamente dividido entre la «ciudad de Dios» ( civitas Dei ) y la «ciudad de los hombres» ( civitas hominum ): quién está en la gracia de Dios y quién está viviendo en pecado mortal. Al final, los justos obtendrán la vida eterna: el cielo; y los malvados, el eterno reproche: el infierno. Todo lo demás es ilusión, ideología y engaño. A los que se jactan de ser más que otros, confiando en cualquier cosa que no sea la gracia divina, Nuestro Señor les advierte: «Si no se convierten, todos perecerán de la misma manera» ( Lc 13, 3).

Cualquiera que mire a los personajes bíblicos malvados, como el faraón endurecido, el rey Nabucodonosor o los verdugos que crucificaron a Jesús, está tentado a tomar la actitud de ese fariseo del Evangelio que, golpeándose el pecho, le agradeció por no ser
tan pecador como el resto de los hombres ( cf. Lc 18, 9-14). Sin embargo, el Catecismo de la Iglesia Católica es bastante claro al decir que “todos los pecadores fueron los autores de la Pasión de Cristo” (§ 598).

Es suficiente que nos examinemos cuidadosamente, sin máscaras o intentos de disculparnos, y veremos dentro de nosotros a un Herodes totalitario, «preocupado» por sus derechos, celoso de su posición, siempre agitado por dentro para no «dar a Dios lo que es de Dios» . Así es también como reaccionan muchas personas, después de haber abandonado sus pecados más graves, aún insistiendo en posponer su «segunda conversión»: no se dedican a la vida de oración, ni al cumplimiento de sus propios deberes de estado, y descuidan la lucha contra la malicia y algunos «pecados placenteros» que, sin saberlo, obstaculizarán el camino del progreso espiritual.

Las escenas de la natividad, los árboles de Navidad o cualquier referencia al niño Jesús son prohibidas de inmediato por las autoridades públicas.

Uno podría objetar que hay demasiadas guerras y violencia en el mundo como para preocuparse por nuestros propios defectos aparentemente insignificantes. Tomemos, por ejemplo, cómo algunos lugares del mundo no celebran la Navidad. Los países más secularizados, especialmente en Europa, ya viven una «guerra abierta» en la fiesta de la natividad de Cristo. Las escenas de la natividad, los árboles de Navidad o cualquier referencia al niño Jesús son prohibidas de inmediato por las autoridades públicas; el típico saludo de Feliz Navidad se convierte en un vago y laico Felices Fiestas. Incluso lo que era esencialmente religioso está siendo profanado y destruido lentamente por un «hecho completamente nuevo y desconcertante»: la existencia de un «ateísmo militante que opera a nivel mundial» [3].

Sin embargo, lo que sucede públicamente es solo el signo externo de una tragedia que ya ocurre día a día en los corazones humanos. Antes de que Herodes ordenara la muerte de «todos los hijos de Belén», «a partir de dos años» ( Mt 2, 16), ya había matado a Dios en su corazón. «No puede haber paz en el mundo si no hay paz en el alma», predicó el venerable servidor de Dios, Fulton Sheen. «Las guerras mundiales no son más que proyecciones de conflictos librados dentro de las almas de los hombres modernos, porque nada sucede en el mundo exterior que no sucedió primero dentro de las almas».

Por lo tanto, para rescatar la belleza de la Navidad y devolver la fe al mundo, los pesebres no son suficientes; no es suficiente que el Niño Jesús simplemente se coloque en un pesebre. Debe encontrar refugio en nuestras almas. De lo contrario, año tras año, la Navidad continuará siendo una simple «fiesta de fin de año», o un día  «feriado» pagano de aquellos que exteriormente son felices, pero que viven internamente el preludio del infierno, porque están separados del amor de Dios.

«Si las almas no se salvan, nada se salvará», dijo Fulton Sheen. «Dame almas y quédate con el resto», repitió San Juan Bosco. ¡Que caiga el mundo, que bajen los cielos, entre todos los que están en peligro, pero las almas se salven! Porque nuestro Señor tiene sed de ellos; ¡Y son ellos quienes habitarán para siempre en el reino de los cielos!

Traducción Formación Católica

REF.

  1. Admonitiones , 5 (FF, 154).
  2. Papa San Juan XXIII, Constitución Apostólica Humanae Salutis (25 de diciembre de 1961) , n. 3
  3. SHEEN, Fulton. La paz del alma (Trad. Por Oscar Mendes). São Paulo: Editorial Molokai, 2015, p. 7 7
  4. Id .

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.