fbpx
El fallecido exorcista italiano Gabriele Amorth, que realizó decenas de miles de exorcismos en su vida y que fue conocido en todo el mundo, respondió contundentemente a un cardenal que en una ocasión le dijo que el demonio no existe.

El fallecido exorcista italiano Gabriele Amorth, que realizó decenas de miles de exorcismos en su vida y que fue conocido en todo el mundo, respondió contundentemente a un cardenal que en una ocasión le dijo que el demonio no existe.

En una entrevista publicada por el diario peruano El Comercio en febrero de 2016, el P. Amorth relató que «un día un cardenal me entrevistó y me dijo: “Sea sincero, el diablo no existe”».

También puede interesarte:La existencia del demonio

A la afirmación del cardenal a quien no identificó, el famoso exorcista respondió: «Usted debe leer un libro que le será muy útil: el Evangelio».

«Muchos se han olvidado de que quien sugiere el mal es el diablo».

 

El demonio o diablo, dijo, se encuentra en «todo aquello que niega a Dios», como «el aborto, el divorcio, los gays, el rock satánico o los programas de violencia y sexo en televisión».

«El diablo existe, es el enemigo número uno de Dios. Dios quiere llevar a todos al paraíso y el diablo quiere llevar a todos al infierno».

 

Tres días después de su fallecimiento ocurrido el 16 de septiembre de 2016,TV2000 dio a conocer una última entrevista inédita con el P. Amorth, en el que el exorcista recordó que «el diablo existe, es el enemigo número uno de Dios. Dios quiere llevar a todos al paraíso y el diablo quiere llevar a todos al infierno».

El P. Amorth dijo además que desea que «esta frase “Con Cristo o con Satanás”, sin posibilidad de términos medios, quede impresa en cuantos han tenido la paciencia de escucharme».

 

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.