fbpx

Bautizos inválidos: una explicación católica sobre los hechos

Catholic World Report

El bautismo implica una fórmula sencilla: «Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». El celebrante vierte agua sobre la cabeza del bautizado, o lo sumerge en el agua. Normalmente, el clero católico es el responsable de los bautismos. Pero cualquiera puede bautizar en caso de emergencia, como en los casos en que un futuro cristiano, incluso un niño, está en peligro inminente de muerte.

A veces, la gente juega con esta fórmula. Muchos de ellos pueden tener buenas intenciones, pero eso puede tener consecuencias. En algunos casos, el clero católico no bautiza utilizando la forma del rito bautismal aprobada por la Iglesia.

Esto ha suscitado algunas preguntas y algunas preocupaciones. Esto es lo que hay que saber al respecto:

¿Es verdad que algunos sacerdotes han estado bautizando incorrectamente?

En agosto de 2020, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), en un documento aprobado por el Papa Francisco, dijo que los católicos que utilizan la frase «nosotros te bautizamos» cuando intentan bautizar a alguien no están bautizando correctamente. En el lenguaje de la Iglesia, es un bautismo «inválido».

En efecto, al decir «bautizamos» se intenta bautizar a alguien «en nombre de la comunidad». ¿Quién es el bautizador aquí? Es demasiado vago.

Algunos sacerdotes modifican de otros modos el rito bautismal. Utilizan frases como «En nombre del padre y de la madre, del padrino y de la madrina, de los abuelos, de los familiares, de los amigos, en nombre de la comunidad te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Esta chapuza tiene importantes consecuencias, señaló la CDF. No se puede presumir que el sacramento sea válido: estos bautismos no serían realmente sacramentos, sino simples intentos de bautizar.

¿Y qué pasó después?

En los casos en los que un sacerdote o diácono intentó un bautismo, pero utilizó una forma inválida, hay que volver a examinar la vida sacramental de todos los que pensaban que habían sido bautizados válidamente.

Recientemente, la Diócesis de Phoenix anunció que un sacerdote había «bautizado» incorrectamente a personas durante más de 20 años. El sacerdote, el padre Andrés Arango, se disculpó, y la diócesis tomó medidas para ayudar a los que habían sido bautizados de forma inválida.

¿Es esto de gran importancia?

El bautismo es definitivamente algo de gran importancia. Cristo mandó bautizarse. El bautismo limpia tanto el pecado personal como el original.

En palabras del Catecismo de la Iglesia Católica, el bautismo es «la base de toda la vida cristiana, la puerta de entrada a la vida en el Espíritu y la puerta que da acceso a los demás sacramentos. Por el bautismo somos liberados del pecado y renacemos como Hijos de Dios; nos convertimos en miembros de Cristo, nos incorporamos a la Iglesia y nos hacemos partícipes de su misión».

Si no estás bautizado, no puedes recibir los demás sacramentos.

En raras ocasiones, ha habido incluso hombres inválidamente bautizados que se creían sacerdotes y actuaban como tales.

Tras el anuncio de 2020 del Vaticano, algunos hombres que se creían sacerdotes miraron los vídeos de sus propios bautismos para darse cuenta de que el sacerdote o el diácono que los bautizó no había seguido el rito prescrito en aspectos importantes.

El padre Zachary Boazman, de Oklahoma City, es uno de esos sacerdotes. Vio un vídeo de su infancia en el que un diácono de la diócesis de Dallas, durante su servicio en la diócesis de Fort Worth, había intentado bautizar al niño Boazman utilizando la fórmula equivocada.

El padre Matthew Hood, de la archidiócesis de Detroit, también vio un vídeo en el que otro diácono, Mark Springer, le realizaba un bautismo no válido cuando era un bebé en Troy, Michigan.

En ambos casos, estos aspirantes a sacerdotes no eran realmente sacerdotes, ¡ni siquiera cristianos! Ambos hombres tuvieron que ser bautizados, confirmados y ordenados diáconos y luego sacerdotes.

Para agravar el problema, estos hombres que actuaban como sacerdotes sin saber que su ordenación no era válida no consagraron de hecho la Eucaristía en la Misa. Sus confesiones, confirmaciones y unciones de enfermos no fueron válidas.

«nadie, ‘aunque sea sacerdote, puede añadir, quitar o cambiar nada en la liturgia por su propia autoridad’».

¿Qué dijo el Vaticano al respecto?

La declaración de la CDF de 2020 citaba el documento del Concilio Vaticano II Sacrosanctum Concilium, que decía que «nadie, ‘aunque sea sacerdote, puede añadir, quitar o cambiar nada en la liturgia por su propia autoridad’».

Los que cambiaron la forma del bautismo actuaron con «motivos pastorales discutibles» que reviven «la antigua tentación de sustituir la fórmula transmitida por la Tradición por otros textos juzgados más adecuados».

Entonces, ¿por qué el «bautizamos» no sirve para nada?

Cristo instituyó los sacramentos y los confió a la Iglesia, subraya la CDF. La Iglesia ha salvaguardado la celebración de los sacramentos, «sobre todo en aquellos elementos de los que da fe la Escritura y que permiten reconocer con absoluta claridad el gesto de Cristo en la acción ritual de la Iglesia».

Esta controversia sobre el bautismo trata realmente de reconocer a Cristo.

Cuando alguien administra el sacramento del bautismo, dijo la CDF, «es realmente Cristo mismo quien bautiza».

El énfasis en los padres, los padrinos y la comunidad ya está presente en otras partes del rito baptismal, señaló la CDF.

¿Cómo responden los católicos a las críticas de que se trata de un legalismo vacío ante el que Dios puede suplir?

La buena noticia es que la doctrina católica reconoce ciertamente que la gracia de Dios puede actuar incluso si los sacramentos no fueron conferidos válidamente.

La «mala noticia» es que la enseñanza católica no puede pretender que un sacramento haya ocurrido si no ha seguido la forma correcta, la materia correcta y la intención correcta.

La diócesis de Phoenix abordó la acusación de legalismo en un FAQ en su sitio web: «Puede parecer legalista, pero las palabras que se pronuncian (la forma sacramental), junto con las acciones que se realizan y los materiales utilizados (la materia sacramental) son un aspecto crucial de cada sacramento», dijo la diócesis. «Como un sacerdote no puede sustituir la leche por el vino durante la Consagración de la Eucaristía, tampoco puede cambiar las palabras del bautismo».

La diócesis de Phoenix añadió: «Es importante señalar que, aunque Dios instituyó los sacramentos para nosotros, no está limitado a ellos. Aunque son nuestro acceso más seguro a la gracia, Dios puede conceder su gracia de formas que sólo Él conoce. Según Santo Tomás de Aquino, Dios se ha atado a los sacramentos, pero no está atado por los sacramentos».

¿Qué pasa con los católicos bautizados en Iglesias o comunidades eclesiales no católicas?

Buenas noticias: muchas, muchísimas Iglesias y comunidades eclesiales no católicas se presume que bautizan válidamente si siguen la misma fórmula, usan agua para bautizar y pretenden realizar un bautismo cristiano como pretenden Cristo y la Iglesia católica.

¿De qué otras formas se puede hacer mal un bautismo?

En 2008, la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió a una pregunta sobre la validez de ciertas fórmulas bautismales que utilizan la frase «en el nombre del Creador, y del Redentor, y del Santificador» o «en el nombre del Creador, y del Liberador, y del Sustentador». Estas frases, también, no son un bautismo válido y cualquiera que haya recibido tal intento de bautismo debe ser bautizado antes de recibir cualquier otro sacramento.

Estas frases no expresan la creencia católica en la Santísima Trinidad. A veces se hicieron populares por motivos feministas, que consideran que «el Padre» y «el Hijo» son machistas.

«Tales variantes, sin embargo, socavan la fe en la Trinidad», dijo la CDF.

¿Hay bautismos que parecen cristianos, pero no lo son?

A veces. En 2001, la Congregación para la Doctrina de la Fe dijo que el bautismo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida informalmente como mormones, no es válido.

A primera vista, parece que los mormones bautizan a otros en nombre de la Trinidad. Pero su intención es muy diferente.

«Los mormones sostienen que no hay una verdadera Trinidad, que no hay pecado original, que Cristo no instituyó el bautismo», explicó el padre Luis Ladaria, S.J., en un artículo del 1 de agosto de 2001 para L’Osservatore Romano. Ladaria pasaría a dirigir la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo el Papa Francisco, que lo nombró cardenal en 2018.

«Las palabras Padre, Hijo y Espíritu Santo, tienen para los mormones un significado totalmente diferente del significado cristiano», escribió Ladaria. «Las diferencias son tan grandes que ni siquiera se puede considerar que esta doctrina sea una herejía surgida de una falsa comprensión de la doctrina cristiana. La enseñanza de los mormones tiene una matriz completamente diferente».

Para los cristianos, sin embargo, el bautismo es un acontecimiento único que sólo puede tener lugar una vez en la vida.

En la comprensión mormona, el bautismo fue iniciado por Dios con Adán, no por Cristo. Niegan la existencia del pecado original, por lo que no actúan desde la visión católica de que el bautismo remite tanto el pecado personal como el original, explicó Ladaria. Si un mormón renuncia a su fe o es excomulgado y más tarde quiere volver, exigen un «rebautismo».

Para los cristianos, sin embargo, el bautismo es un acontecimiento único que sólo puede tener lugar una vez en la vida.

Un ministro de un bautismo mormón pretende hacer lo que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días entiende por bautismo, no lo que la Iglesia Católica entiende por él.

El bautismo católico de bebés es una de las principales razones por las que los mormones consideran que la Iglesia Católica ha apostatado. Desde su perspectiva, ninguno de los sacramentos católicos es válido.

¿Cuán preocupado debo estar? ¿Fue válido mi bautismo?

Estas noticias pueden hacer que algunos católicos se preocupen de que ellos también puedan no haber sido realmente bautizados. Pero si no hay pruebas de vídeo y no se afirma que quien ofició el bautismo tenía la costumbre de cambiar la fórmula bautismal, estas preocupaciones son infundadas.

Publicado originalmente en Catholic World Report,
Traducción: Infovaticana.com

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?