Letanías por las almas del Purgatorio

Con esta letanía pidamos a Dios todopoderoso que tenga piedad y misericordia de todas las almas del Purgatorio para que, por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, alcancen el descanso eterno. «Dadles, Señor, a todas las almas el descanso eterno y brille para ellas la luz perpetua».

Santo Tomás de Aquino nos enseña que «Debemos ayudar a los que se hallan en el purgatorio. Demasiado insensible sería quien no auxiliara a un ser querido encarcelado en la tierra; más insensible es el que no auxilia a un amigo que está en el purgatorio, pues no hay comparación entre las penas de este mundo y las de allí».

Descargar Aquí la Letanías por las Almas del Purgatorio

Sin tu ayuda no podremos seguir. Donar ahora.

Letanías por las almas del Purgatorio

Dios omnipotente, Padre de bondad y de misericordia, apiadaos de las benditas almas del Purgatorio y ayudad a mis queridos padres y antepasados.

Señor ten Misericordia de nosotros
Cristo ten Misericordia de nosotros
Cristo ten Misericordia de nosotros
Señor ten Misericordia de nosotros
Señor ten Misericordia de nosotros

Cristo, óyenos
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Cristo, escúchanos

Dios Padre celestial; ten misericordia de nosotros
Dios Hijo redentor del mundo; ten misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo; ten misericordia de nosotros

Trinidad Santa, un solo Dios; ten misericordia de nosotros
Santa María, auxiliadora de las almas del purgatorio; ruega por nosotros

A cada invocación contestar: ¡Jesús mío, misericordia!
Por mis padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos.
Por mis hermanos y parientes más cercanos.
Por mis benefactores temporales y espirituales.
Por mis amigos y vecinos.
Por cuantos debo amor y oración.
Por cuantos he perjudicado y dañado.
Por los que me han hecho daño.

Por los que están más próximos a la unión con Cristo.
Por los que más desean estar junto a Dios
Por los que más sufren.
Por los que están lejos de la liberación.
Por los que menos auxilio reciben.
Por los que más lo merecen por sus servicios a la Iglesia.
Por los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres.
Por los poderosos, que ahora son como viles siervos.
Por los ciegos que ahora reconocen su ceguera.
Por los vanidosos que malgastaron su tiempo.
Por los pobres que no buscaron las riquezas divinas.
Por los tibios que muy poca oración han hecho.
Por los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.
Por los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos.
Por los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado.
Por los padres que no vigilaron bien a sus hijos.
Por los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos.
Por los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer.
Por los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el Cielo.
Por los necios, que vieron morir a tantos y no pensaron en su propia muerte.
Por los que no se aseguraron la vida eterna
Por los que tienen una sentencia severa por las grandes responsabilidades encomendadas a ellos
Por los pontífices, reyes y príncipes.
Por los obispos y sus consejeros.
Por los maestros y pastores de almas.
Por los sacerdotes de nuestra diócesis.
Por los sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.
Por los defensores de la santa fe.
Por los caídos en los campos de batalla.
Por los sepultados en los mares.
Por los muertos repentinamente.
Por los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.
Por aquellos que morirán dentro de las próximas 24 horas.

V. Dadles, Señor, a todas las almas el descanso eterno.
R. Y brillen para ellas la luz perpetua.
V. Que en paz descansen.
R. Amén.

Oremos:
Oh Dios, Creador y Redentor del mundo, perdona los pecados de tus servidores y servidoras, que la negligencia de los hombres olvida en el Purgatorio.
Te rogamos que nuestras oraciones les permitan obtener la liberación por la que tanto suspiran. Señor, que nos castigas gravemente y nos mandas orar por nuestros seres queridos, dígnate abrir las puertas del Cielo a las almas que partieron de este mundo y concédeles el descanso y la felicidad eterna. Te lo suplicamos por intercesión de tu Santa Madre y de todos los santos. Que así sea.
Amén.


Oración para cuando se visita un Cementerio

Yo me postro sobre esta tierra donde reposan los restos mortales de mis queridos padres, parientes, amigos, y todos mis hermanos en la fe que me han precedido en el camino de la eternidad. Mas ¿que puedo hacer yo por ellos? ¡Oh divino Jesús, que padeciendo y muriendo por nuestro amor nos comprasteis con el precio de vuestra sangre la eterna vida; yo se que vivís y escuhais mis plegarias y que es copiosísima la gracia de vuestra redención. Perdonad, pues oh Dios misericordioso, a las almas de estos mis amados difuntos, libradlas de todas las penas y de todas las tribulaciones, y acogedlas en el seno de vuestra Bondad y en la alegre compañía de vuestros Ángeles y Santos para que, libres de todo dolor y de toda angustia, os alaben, gocen y reinen con Vos en el Paraíso de vuestra gloria por todos los siglos de los siglos. Amén


REZA por lo menos tres Padrenuestros y tres Ave Marías por las siguientes intenciones:
1. Por el alma más abandonada del Purgatorio
2. Por el alma que más padece en el Purgatorio
3. Por el alma que más tiempo ha de estar en el Purgatorio
4. Por todas las demás almas del Purgatorio


Oración para nuestros Padres

Oh Dios, que nos mandasteis honrar a nuestro padre y a nuestra madre, sed clemente y misericordioso con sus almas; perdonadles sus pecados y haced que un día pueda verlos en el gozo de la luz eterna. Amén

Oración para nuestros Parientes y Amigos

Oh Dios que concedéis el perdón de los pecados y queréis la salvación de los hombres, imploramos vuestra clemencia en favor de todos nuestros hermanos, parientes y bienhechores que partieron de este mundo, para que, mediante la intercesión de la bienaventurada Virgen María y de todos los Santos, hagáis que lleguen a participar de la bienaventuranza eterna; por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Oración para un Difunto

Haced, oh Dios omnipotente, que el alma de vuestro siervo (o sierva) [N._____ ], que ha pasado de este siglo al otro, purificada con estos sacrificios y libre de pecados, consiga el perdón y el descanso eterno. Amén

Oración para todos los Difuntos

Oh Dios, Creador y Redentor de todos los fieles, conceded a las almas de vuestros siervos y siervas la remisión de todos sus pecados, para que por las humildes súplicas de la Iglesia, alcancen el perdón que siempre desearon; por nuestro Señor Jesucristo. Amén

Descanso Eterno

Dales Señor, el eterno descanso, y que la luz perpetua los ilumine, Señor. Que descansen en paz. Que sus almas y todas las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Amén.

(Estas oraciones pueden ser rezadas en cualquier día de Noviembre, y también durante todo el año).

Las oraciones fueron tomadas de Comunidad Católica Vidas Santas 
y Verdad Católica. Adaptado y editado por Formación Católica
.

Compartir:

1 comentario en “Letanías por las almas del Purgatorio”

  1. QUE BUENO QUE DEDICAN ESTE CANAL PARA PUBLICAR ORACIONES QUE PODEMOS REALIZAR PARA INTERCEDER POR LAS ALMAS DE NUESTROS DIFUNTOS: FAMILIA, AMIGOS Y BIENHECHORES Y POR LAS DEMÁS QU3 NO CONOCEMOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday