fbpx
«Sin santidad nadie verá al Señor» (Hebreos 12, 14) es por ello que el hombre debe purificar su alma después de su muerte. El Catecismo de la Iglesia Católica es claro cuando señala que «Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo (CCC. 1030).

Suscribe un plan ahora mismo para ser alumno de este y otros cursos:

¿Tienes alguna duda?

El purgatorio, un lugar totalmente distinto de aquel donde van las almas condenadas, es un estado donde el amor de Dios desbordado en misericordia purifica al hombre para que llegue a él, tal como lo concibió antes de la caída de nuestros primeros padres.

Desde los primeros siglos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico, para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios.

PROGRAMA

Clase 00. Introducción

Clase en vivo el 2 de noviembre. Introducción general. 

Clase 01. Sobre el Purgatorio

El Catecismo de la Iglesia Católica señala que el Purgatorio es una «purificación final» por la que deben pasar para llegar al cielo todos aquellos «que mueren en gracia y en la amistad con Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación».

¿Su existencia es mencionada en la Biblia?
En diversos pasajes de la Biblia se encuentran referencias al purgatorio, como en los evangelios de San Mateo 12,32; San Lucas 12,59 y 1 Corintios 3,15.

¿Se puede ofrecer indulgencia por un alma del Purgatorio?
El Indulgentiarum señala (norma nro. 15) que un católico puede obtener una indulgencia plenaria por un difunto «en todas las iglesias y oratorios públicos, siguiendo las condiciones habituales de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa».

Clase 02. Intercesión de las almas del Purgatorio

¿Las almas del Purgatorio pueden ser intercesoras?

Santa Catalina de Siena, decía que las almas del Purgatorio que han sido libradas de sus penas nunca se olvidarán de sus benefactoras en la tierra e intercederán por ellos ante Dios. Además, cuando esa persona llegue al Cielo, ellas saldrán a recibirlo.

Santa Catalina de Bolonia dijo en una ocasión:  «He recibido muchos y grandes favores de los santos, pero mucho más grandes de las santas almas del Purgatorio».

San Juan Macías, otro santo devoto de las almas, con sus oraciones, especialmente el rosario, logró liberar a un millón cuatrocientos mil almas, según el mismo llegó a afirmar tras una revelación divina. Como retribución obtuvo extraordinarias y abundantes gracias, que lo consolaron en su muerte.

Clase 03. Necesidad de la purificación

El purgatorio es un estado en el cual las almas de los difuntos pasan por un proceso de purificación para llegar a la santidad necesaria y entrar en la alegría perenne del cielo.

Es la última oportunidad que Dios da a las personas para que lleguen a la comunión plena con Él. Así el purgatorio es la última de las misericordias de Dios.

Clase 04. Sufrimiento en el purgatorio

¿Los sufrimientos son iguales para todos en el Purgatorio o existen grados?

Un teólogo llamado Dolindo Ruotolo, en su libro El Purgatorio, las últimas de las misericordias de Dios, trata de los grados de sufrimiento en el Purgatorio, distinguiendo tres grados:

  1. Las almas que están más cerca de las puertas del cielo. Son confortadas por la Virgen María, San José y su ángel custodio. Reciben a cada rato los sufragios ofrecidos por ellos. Muchos santos pasaron por allí como una última purificación. Allí se reparan faltas pequeñas.
  2. Las almas que reparan pecados veniales. Reciben los sufragios y las indulgencias ofrecidas por ellas como las del primer nivel, aunque estarán más tiempo reparando.
  3. Las almas pusilánimes y tibias. Las que recibieron muchas gracias en vida y la desperdiciaron, pudieron hacer más, amar más, pero no lo hicieron. Dios puede determinar que pasen allí hasta el fin del mundo o siglos. Solo cuando pasen al segundo nivel, podrán recibir las indulgencias y sufragios ofrecidas por ellas.

Clase 05. Doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio

Es una consecuencia lógica de la idea bíblica, que Dios exige la expiación de los pecados. Ella remite a ciertos pasajes de la Escritura, la tradición de la iglesia y la práctica de la oración por los difuntos. Esa doctrina fue sistematizada a partir del II Concilio de Lyon en 1274. El Papa Benedicto XVI la retomó en su encíclica sobre la esperanza cristiana, Spe Salvi – 2007.

Explicación Padres de la Iglesia

En el Antiguo Testamento encontramos el pasaje más significativo para ilustrar la idea del purgatorio, en 2 Macabeos 12,39-46, donde se narra que Judas Macabeo «mandó que se celebrase por los muertos un sacrificio expiatorio para que fuesen absueltos de sus pecados». Por otra parte, San Pablo en 1 Cor 3,10-15 habla de una salvación «a través del fuego».

San Agustín y otros grandes teólogos de los inicios de la Iglesia, señalan la existencia de penas expiatorias después de la muerte. El Concilio de Lyon (1274) habla de «penas purgatorias». El Concilio de Florencia (1438) señala una purificación después de la muerte por «penas purgatorias». Sin embargo, es en el Concilio de Trento (1547) donde se expresa claramente la doctrina afirmando que el pecado acarrea una pena que debe ser expiada «en este mundo o en el otro, en el Purgatorio».

Clase 06. El Purgatorio como lugar de tormentos

Ciertamente, el Purgatorio es un lugar de tormentos penosísimos frente a los cuales, las penas de la vida presente son casi como flores del campo rodeadas de espinas. Pero las penas del purgatorio, aunque sean gravísimas, son una amorosa purificación para transformar el alma capacitándola para la perfecta felicidad del Paraíso.

Es una verdadera lucha de amor: Dios que ama al alma, la purifica por amor; el alma que ama a Dios tiende hacia Él, está contenta de purificarse aún sufriendo amargamente, porque pondera la gravedad de sus propias faltas que le impiden el pleno goce de la unión con Dios.

Debemos considerar el Purgatorio como el último acto de Misericordia de Dios, que por la necesaria purificación conduce al alma a la gloria y la felicidad del Paraíso.

Penas de daño y sentido

Se puede tener una idea del aborrecimiento que tiene Dios del pecado, al considerar la figura y apariencia del castigo, en la persona de su Hijo Unigénito durante las horas de su Dolorosa Pasión.

Cuando pecamos, tenemos lo que se llama la pena y la culpa. La culpa, Dios la perdona cuando el pecador se arrepiente sinceramente, que en el caso del alma salvada, fue así. Sin embargo, aunque ya no tenga la culpa, tiene la pena debida por el pecado.

En el Purgatorio, se distinguen dos tipos de pena:

  • Pena de daño: consiste en la privación temporal de ver a Dios.
  • Pena de sentido: consiste en el tormento del fuego.

El alma desprendida ya de toda humana y terrena envoltura ansía ver a Dios, a quien ardientemente ama y cuyo goce es lo único que puede satisfacer sus anhelos. No nos es dado, en nuestra actual miserabilísima condición, comprender la fuerza de ese impulso, esa sed, las agonías de esa hambre que siente el espíritu respecto a Dios, a quien vuela como a su último fin, y a la que se siente atraído y del que se siente necesitado con necesidad y atracción irresistible.

Clase 07. ¿Purgatorio, lugar físico?

Más que un lugar físico, es un estado de vida temporal para la persona que muere en gracia de Dios, pero imperfectamente purificada.

Las almas en el Purgatorio son con preferencia atormentadas, según algunos contemplativos, en aquello en que principalmente pecaron.

Clase 08. ¿Cómo ayudar a las almas del Purgatorio?

Podemos ayudar a las almas con estos actos de caridad:

  • La oración
  • Misa en sufragio
  • Las indulgencias

En la oración, pedimos a Nuestro Señor que le conceda el perdón de todas sus faltas para que pronto puedan contemplar la gloria en su Santo Reino. Las oraciones tienen una eficacia extraordinaria.
Se recomienda las siguientes oraciones por tener carácter penitencial: el Salmo 50, el Vía Crucis, el Santo Rosario y el Oficio de los Difuntos.

La Santa Misa. Una sola misa tiene un valor infinito para las almas, sin embargo, no es suficiente una sola, es necesario hacer muchas más. Los teólogos han dividido el fruto de la misa en 3 partes:

1. En beneficio de la Iglesia.
2. En beneficio del Sacerdote.
3. En beneficio de los fieles, vivos o fallecidos.
Esta última parte se aplica a las almas del Purgatorio. Se exhorta a los parientes de los difuntos, a ofrecer la confesión y la comunión sacramental para que sea aplicado en mayor grado los méritos de la santa misa.

Las indulgencias. La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos.

Pueden ser aplicadas a las almas de manera parcial o plenaria.

-Parcial: borran parte de la pena que los pecados cometidos reclaman.
-Plenaria: borra todo resto de pecado dejando el alma dispuesta para entrar inmediatamente en el cielo.


Clase 09. El alma después de la muerte

En esta clase te presentamos algunas preguntas frecuentes acerca del Purgatorio.

¿Las almas del Purgatorio vienen a nosotros por su propia voluntad?
¿Cuánto tiempo se queda un alma en el Purgatorio?
¿El Purgatorio es eterno? (Postrimerías)
¿Cómo celebrar el día de los difuntos?
¿Por qué tenemos que ser enterrados en un cementerio y no en nuestras casas?


Suscríbete ahora para seguir el Curso: Las Almas del Purgatorio

Libros recomendados:

Sáquennos de aquí
María Simma

Tratado del Purgatorio
Santa Catalina de Génova

El Purgatorio
Dolindo Ruotolo

Hno. Rodrigo Carezolli

Hno. Rodrigo Carezolli

Religioso. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este.

Ver todas las entradas

1 comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: