fbpx

El ayuno de las Cuatro Témporas

El ayuno de Las Cuatro Témporas
Quienes ya se abstienen de comer carne los viernes, observando el mandamiento de la Iglesia, ahora tienen un sacrificio más que ofrecer a Dios, de de estación a estación. Conocé en qué consiste esta piadosa práctica litúrgica, hoy olvidada pero nunca abolida.

Padrepauloricardo.org


Las Cuatro Témporas ( Quatuor Tempora, en latín) son celebraciones litúrgicas de la Iglesia, vinculadas a los cambios de las cuatro estaciones e instituidas para la santificación del año civil. Fueron considerados tiempos especiales de vigilia y oración, durante los cuales la Iglesia llevaba a cabo la ordenación de nuevos sacerdotes y recomendaba a los católicos el ayuno y la abstinencia de carne.

Mirándolos desde el hemisferio sur, tenemos:

  • Las Témporas de Cuaresma, en la primera semana de este tiempo litúrgico, que marca el inicio del otoño;
  • Las Témporas de Pentecostés, celebrados en la Octava de esta solemnidad, que marca el comienzo del invierno;
  • Las Témporas de San Miguel, en la tercera semana de septiembre, entre la Exaltación de la Santa Cruz (14 de septiembre) y el día de San Miguel Arcángel (29 de septiembre), que indican el paso de la primavera; y
  • Las Témporas de Adviento, en la tercera semana de este tiempo litúrgico, presagiando la llegada del verano.

Según la Leyenda Dorada, del beato Tiago de Varazze, fue el Papa San León Magno quien estableció estas conmemoraciones en el siglo V. El Liber Pontificalis se refiere al Papa Calixto, en los años 200, pero su origen probablemente sea incluso más antiguo que eso, que data de la época de los Apóstoles.

Había, en primer lugar, una relación de continuidad con el Antiguo Testamento (cf. Zac 8,19 ), ya que los judíos solían ayunar cuatro veces al año: una en Pascua; uno antes de Pentecostés; otro antes de la Fiesta de los Tabernáculos en septiembre; y una última, finalmente, antes de la Dedicación, que tenía lugar en diciembre. También desde el principio, esta institución sirvió como una forma de «cristianizar» las fiestas paganas que tenían lugar en Roma, en torno a la agricultura y las estaciones.

Los días en los que se realizaron estos ayunos estacionales fueron miércoles, viernes y sábado: 

  • el miércoles, por ser el día en que Judas Iscariote entregó al Señor; 
  • el viernes, por ser el día de su crucifixión; y 
  • el sábado, por ser el día que pasó en el sepulcro y en el que los Apóstoles lloraron su muerte. 

Esta también es una práctica inmemorial, mencionada, por ejemplo, por la Didache, uno de los escritos cristianos más antiguos que se sabe que existen.

Desde la Ciudad Eterna, la observancia de las Cuatro Témporas se extendió por todo Occidente incluso en la Alta Edad Media, y luego fue confirmada por la autoridad de varios pontífices romanos, entre ellos, el Papa San Gregorio VII, que reinó en la Iglesia desde 1073. hasta 1085. 

El alcance de esta costumbre fue tan amplia que influyó en la cocina del Lejano Oriente: la tempurá, un plato elaborado a base de mariscos y verduras, nació en el Japón del siglo XVI gracias al trabajo de los misioneros españoles y portugueses.

Te puede interesar:
San José y un examen de la virtud masculina

Las Témporas hoy

Una celebración tan importante no podría simplemente abolirse así. Y de hecho no lo fue, aunque su influencia ha disminuido visiblemente.

En el Misal de 1962, las témporas fueron observadas como «fiestas de segunda clase», días especiales de especial importancia, que incluso se superponían con ciertas fiestas de los santos. Cada día tenía su propia Misa. Hoy, sin embargo, corresponde a las conferencias episcopales y las diócesis determinar el momento y el modo de celebración de Las Cuatro Témporas, de acuerdo con la prescripción de la Sagrada Congregación para el Culto Divino. En 1966, la Constitución Apostólica Paenitemini, del Papa Pablo VI, confirmó que todos los viernes del año son días penitenciales, pero al mismo tiempo, los ayunos de Las Témporas ya no eran obligatorios.

¿Por qué seguir ayunando, al fin y al cabo, en estas épocas concretas del año? es de nuevo el Beato Tiago de Varazze quien nos lo explica. El escritor medieval presenta en su Leyenda Dorada al menos ocho razones para mantener esta piadosa tradición, aunque se haya quedado en el camino en nuestros días. La más significativa de estas razones están relacionada con los cuatro temperamentos, como:
«La sangre sube en primavera, la bilis en verano, la melancolía en otoño y la flema en invierno. En consecuencia, uno ayuna en primavera para debilitar la sangre de la lujuria y la loca alegría, porque el sanguíneo es libidinoso y alegre. En verano, para debilitar la bilis del arrebato y la falsedad, porque el bilioso es por naturaleza colérico y falso. En otoño, para calmar la melancolía de la codicia y la tristeza, porque la melancolía es por naturaleza envidiosa y triste. En invierno, para disminuir la flema de la estupidez y la tristeza, porque el flemático es por naturaleza estúpido y perezoso».

Desde esta perspectiva, el ayuno de las Cuatro Témporas se convierte en una forma de aliviar las tendencias desordenadas de nuestro temperamento.

Pero, además de estar relacionada con las estaciones del año, la práctica de las Témporas también está estrechamente relacionada con el sacerdocio católico, ya que era costumbre de la Iglesia de Roma (que luego se extendió a toda la cristiandad) ordenar a sus sacerdotes. Precisamente en estos días de ayuno, más concretamente en la vigilia de sábado a domingo. La idea que trascendió fue muy clara: el pueblo obtiene de Dios, con sus oraciones y penitencias, la gracia de un clero digno y santo.

La lista de razones por las que deberíamos hacer penitencia, por supuesto, no se agota en este sentido. Así como las cuatro estaciones se reemplazan año tras año, y sin tregua alguna, así también nosotros, conscientes de la fragilidad de nuestra carne y deseosos de reparar los Corazones Inmaculados de Jesús y María por los muchos pecados cometidos contra ellos, debemos vivir en una actitud de mortificación permanente.

A quien venga a preguntarnos, en tono burlón, por qué queremos morir observando ayunos y abstinencias, respondamos con caridad, pero convencidos: no somos «masoquistas», solo queremos amar a Jesucristo.

Es cierto que el término «muerte» puede sonar mal para los oídos modernos. A muchos les gustaría, si pudieran, borrarlo de cualquier sermón, homilía o documento de la Iglesia. En los Evangelios, sin embargo, las palabras de Nuestro Señor no podrían ser más claras: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz todos los días y sígame» ( Lc 9, 23). Y «Si el grano de trigo no cae al suelo y no muere, está solo. Pero si muere, da mucho fruto. Aquellos que están apegados a su vida la perderán; el que menosprecie su vida en este mundo, la salvará para la vida eterna» ( Jn 12, 24-25).

Te puede interesar:
¿Cómo ganar Indulgencias con el rezo del Santo Rosario?

Por eso, a quien venga a preguntarnos, en tono burlón, por qué queremos morir observando ayunos y abstinencias, respondamos con caridad, pero convencidos: no somos «masoquistas», solo queremos amar a Jesucristo, que nos amó primero y se entregó a sí mismo por cada uno de nosotros» (cf. Gá 2, 20 ).

Es en este contexto que se inserta el Ayuno de las Cuatro Témporas. Observemos, entonces, el antiguo calendario litúrgico y prestemos atención a los días en que la Iglesia invita a sus hijos a un acto más de generosidad (aunque sea vivido de forma privada). Vivir en familia esta tradición puede ser tanto una forma de dar testimonio al mundo moderno, tan dado a los placeres de la carne, como una oportunidad para formar a los propios hijos en la escuela de la santidad.

Quienes ya se abstienen de comer carne los viernes, por lo tanto, observando el mandato de la Iglesia, tienen ahora un sacrificio más que ofrecer a Dios, recordando siempre que los que aman, lejos de contentarse con el «mínimo» de las obligaciones, lo que más realmente quiere es dar el «máximo» de sí mismo.

Incluso si duele, ¡no dejemos de donarnos a nosotros mismos! Sírvanos de modelo Santa Jacinta Marto, vidente de Fátima, que comía alimentos amargos como uno de sus «sacrificios habituales» y que, un día, interpelada por su prima para que dejara de comer las bellotas de los encinos, porque eran demasiado amargas, le dio, en su sencillez, esta hermosa lección: «Porque es amargo es porque lo como, para convertir a los pecadores».

Publicado originalmente en padrepauloricardo.org,
Traducido y adaptado por Formación Católica

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.