fbpx
Los sacramentos hacen posible que llegue hasta nosotros la vida y la salvación que Cristo trajo, hace 200 años, con su muerte y resurrección.

Compendio, números 218 a 246

Introducción

La muerte y la resurrección de Cristo es un hecho histórico que ocurrió hace 2000 años. ¿Cómo es posible que llegue hasta nosotros la vida y la salvación que Él trajo? ¿Qué son los sacramentos? ¿Qué relación tienen con la muerte y la resurrección del Señor? A veces se piensa que podemos prescindir de los sacramentos. ¿Se puede creer y vivir el Evangelio sin los sacramentos?

«Cristo resucitó de entre los muertos como primicia de los que murieron. Porque habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues del mismo modo que por Adán mueren todos, así también todos revivirán con Cristo».

1Col 15, 20-22

Exposición de la fe

1.     Qué es la liturgia

Se llama liturgia a todas las acciones sagradas, ceremonias o ritos de la Iglesia, que celebran el Misterio Pascual y transmiten su poder salvador.

 (Leer nn. 218 a 220).

En la liturgia, actúa la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. El Padre es el origen y el fin de la liturgia. El Hijo es el centro. Por la acción del Espíritu Santo la liturgia es santa y eficaz.

(Leer nn. 221 a 223).

Cristo, centro de la liturgia, es sumo y eterno Sacerdote. Cristo ofrece permanentemente al Padre el sacrificio de sí mismo. A esta ofrenda se une la Iglesia, con todos los santos y los ángeles.

 (Leer nn. 233 y 234).

Todos los cristianos somos un pueblo sacerdotal y celebramos los misterios de Cristo, cada uno de acuerdo a su vocación.

(Leer n. 235).

2.    Los sacramentos

Los sacramentos son acciones de la Iglesia por las que nos llega la salvación de Cristo. Son siete. Cada sacramento tiene un signo visible que representa la actuación invisible del Espíritu Santo. Son signos eficaces por medio de las acciones y las palabras.

(Leer nn. 224, 237 y 238).

Algunos sacramentos tienen un efecto que permanece para siempre. No se pueden repetir. Es la huella o el sello de Cristo. Se le llama carácter.

(Leer nn. 227).

Los sacramentos no son sólo signos, son signos eficaces porque significan y, al mismo tiempo, realizan nuestra salvación. Nos santifican interiormente, pero su efecto depende de nuestra disposición.

(Leer nn. 228 y 229).

Para los cristianos, los sacramentos son el camino ordinario para identificarse con Cristo, puesto que con su gracia nos ayudan a vivir unidos a Él y a llegar a la vida eterna.

(Leer nn. 230 a 232).

3.    Los aspectos de la liturgia

La Iglesia celebra continuamente el Misterio Pascual. Cada semana se celebra el domingo, que es el día en que resucitó el Señor. Dentro del año litúrgico, la Resurrección se celebra de forma culminante en la Vigilia Pascual. Además, a lo largo de año, se celebran los distintos aspectos de la vida del Señor. De esta manera el tiempo se llena del misterio salvador de Cristo.

(Leer nn. 241 y 242).

La Iglesia reza constantemente, a lo largo del día, una oración pública que se llama Liturgia de las Horas. Se reza en las catedrales, monasterios y comunidades religiosas.

 (Leer n. 243).

La liturgia, como acción pública de la Iglesia para dar gloria a Dios, se adorna con cantos, se sirve de imágenes y se desarrolla ordinariamente en espacios sagrados, en templos. Deben ser de tal manera que ayuden a alabar y reflejen la belleza de Dios.

 (Leer n. 239 a 240, 245 y 246.
Ver también 526).

Para profundizar

  • Contemplar la imagen del mosaico de Cristo crucificado que está antes del número 218 y leer la explicación.
  • Leer los números del 247 al 249 del Compendio.
  • Valorar más cada uno de los siete sacramentos, y en especial la frecuencia y la participación en la Penitencia y la Eucaristía, que nos acompañan durante toda la vida.
  • Conocer y participar en alguna ocasión del rezo de la Liturgia de las Horas.

Hablar con Dios

Rezar la oración Alma de Cristo, contenida en el Apéndice oracional, donde se pide la unión con Cristo..

«Oh Dios, tu Hijo Jesucristo, Señor nuestro, por medio de su pasión ha destruido la muerte que, como consecuencia del antiguo pecado, a todos los hombres alcanza. Concédenos hacernos semejantes a Él. De este modo, los que hemos llevado grabada, por exigencia de la naturaleza humana, la imagen de Adán, el hombre terreno, llevaremos grabada en adelante, por la acción santificadora de tu gracia, la imagen de Jesucristo, el hombre celestial. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén».

Misal Romano, oración inicial del Viernes Santo

PREGUNTAS

  • ¿Qué es la liturgia?
  • ¿Qué son los sacramentos?
  • ¿Qué es el carácter sacramental?
  • ¿Cómo y cuándo se celebra el Misterio Pascual?
  • ¿Qué importancia tiene la Liturgia de las Horas?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.