fbpx
Tópicos para conocer y amar más la devoción al Inmaculado Corazón de María según la mente de la Iglesia

«Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre, cubierto de espinas, con el cual los hombres ingratos lo perforan en todo momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para removerlos» dijo Nuestra Señora de Fátima a Sor Lucia, pidiéndola que como hijos suyos que somos, consolemos su sufrido y amante corazón.

–¿Por qué todos los bautizados deben ser devotos de la Virgen María?

Todos los bautizados deben ser devotos de la Virgen María porque por el bautismo nos convertimos en miembros de Jesucristo y debemos imitarlo. Cristo honró a María, la obedeció como a su Madre y la hizo Reina de su Reino. Es por esto que nosotros también debemos honrarla, obedecerla como Madre y servirla como a Reina.

–¿Cómo se practica la devoción reparadora al Corazón Inmaculado de María?

La devoción reparadora se practica principalmente mediante la devoción de los cinco primeros sábados de mes, rezando el rosario todos los días, usando el escapulario y haciendo lo anterior con la intención de consolar el Corazón Inmaculado con todas nuestras obras y nuestros sufrimientos.

–¿En qué consiste la devoción de los Cinco Primeros Sábados de mes?

La devoción de los Cinco Primeros Sábados de mes consta de cuatro cosas:

  1. La confesión reparadora realizada ocho días antes u ocho días después del sábado primero;
  2. La comunión reparadora hecha el primer sábado;
  3. El rezo del rosario;
  4. La meditación de los misterios del rosario haciendo compañía a Nuestra Señora durante quince minutos.

Recordemos que esta devoción va acompañada de la increíble promesa hecha por Nuestra Señora a Sor Lucía para todas las almas que la practiquen: «Prometo asistirlos en la hora de su muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de su alma».

–¿Cómo consuelan los Cinco Primeros Sábados el Corazón de María?

Nuestra Señora pidió la devoción de los Primeros Sábados en reparación de cinco pecados cometidos contra su Corazón Inmaculado:

1) Por las blasfemias contra su Inmaculada Concepción; 
2) Por las blasfemias contra su Virginidad perpetua;
3) Por las blasfemias contra su Maternidad Divina;
4) Por las blasfemias de aquellos que siembran en el corazón de los niños la indiferencia, el desprecio o, incluso, el odio hacia ella;
5) Por las blasfemias de aquellos que la ultrajan directamente en sus santas imágenes.

–¿Cómo consuela el rezo diario del rosario el Corazón Inmaculado de María?

El rezo diario del rosario consuela el Corazón Inmaculado de María porque en Fátima ella lo pidió a la Iglesia para la salvación de las almas. Por eso el rosario es un acto de obediencia a Nuestra Señora. Además, al rezar devotamente el rosario, aprendemos a detestar nuestros pecados y a vencerlos, y al mismo tiempo a amar e imitar a Cristo.

–¿Qué significa el uso del escapulario?

Al llevar puesto el escapulario, nos ponemos bajo la protección de la Santísima Virgen María, pidiéndole que nos asista “ahora y en la hora de nuestra muerte”; mostramos al mundo un signo de nuestra fe católica; mostramos a Dios un signo de nuestra devoción a la Virgen María. Además, Nuestra Señora prometió a San Simón Stock, director de la orden del Carmelo, que quien muriera portando este hábito sería preservado del fuego del infierno. Por medio de la intercesión de la Virgen María, el alma recibirá la gracia de la perseverancia final, que le permitirá morir en amistad con el Buen Dios.

–¿Hay otros actos por los cuales podamos reparar el Corazón Inmaculado de María?

Todo acto de devoción hecho con la intención de reparar el Corazón Inmaculado logra este fin. Entres estos actos hay dos que son especialmente importantes:

1) La consagración del hogar al Sagrado Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María;

2) La consagración total de uno mismo a Jesucristo a través de la Virgen María como esclavos de amor (cf. el método enseñado por San Luis María Grignion de Montfort en el Tratado de la Verdadera Devoción).

–¿Cómo consagramos nuestros hogares al Sagrado Corazón y al Corazón Inmaculado de María?

Ésta es una devoción promovida por cuatro Papas del siglo XX, y consiste en pedir a un sacerdote que presida la ceremonia de consagración del hogar. La ceremonia deberá estar precedida por tres días de oración, e implica la entronización de las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María en el hogar.

–¿En qué consiste la consagración total?

La consagración total consiste en la entrega de uno mismo a la Virgen María con el fin de servir lo mejor que se pueda a Nuestro Señor Jesucristo y dar mayor honor y gloria a Dios. Esta entrega es tan completa que nos convertimos en esclavos de María, pues nos sometemos enteramente a ella para pertenecerle y ser utilizados como a ella le plazca para mayor gloria de su Hijo Divino. Es también una renovación de las promesas bautismales, para ofrecernos con mayor perfección a Jesucristo, nuestro Salvador y Rey.

–¿Qué más podemos hacer para preparar el triunfo del Corazón Inmaculado?

Podemos rezar mucho por el Santo Padre, porque la solución final a la crisis actual de la Iglesia, la conversión de Rusia y la paz mundial depende del Papa. Nuestra Señora pidió únicamente al Papa la consagración de Rusia, en unión con todos los obispos del mundo, a su Corazón Inmaculado. “Al final, mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y le será concedido al mundo un cierto tiempo de paz.”

Extracto del libro Breve Catecismo sobre Fátima, Kolbe Publications, 2017

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.