fbpx
Los que presenciaron el hecho manifestaron: «¡Bendito sea Dios por permitirnos presenciar tan gran milagro!».

Les ofrecemos un impresionante testimonio que nos viene de Brasil y que habla del grandísimo poder de Dios y de como obra milagros si la gente tiene fe. También nos habla de la grandeza de los sacramentos y su poder transformante, siendo una señal muy potente de la acción de Dios en el mundo.


El sitio web enlacecatolico narra la historia de un bebé, que fue declarado muerto por los médicos, pero regresó milagrosamente a la vida tras un gran acto de fe de una doctora.

Antes de apagar las máquinas una cirujana decidió realizar el bautismo a la criatura, que en caso de emergencia puede hacerlo cualquier persona. Según recuerda el Catecismo, «en caso de necesidad, cualquier persona, incluso no bautizada, puede bautizar si tiene la intención requerida y utiliza la fórmula bautismal trinitaria. Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Bautizó al bebé (según le había enseñado una religiosa) y lo consagró a la Virgen María y al Padre Pío. Al cabo de pocos minutos ante la sorpresa de todos, «oímos el ruido en el monitor indicando el retorno de los latidos del corazón de forma constante». Todo el personal reaccionó con mucha alegría, pues lo habían dado por perdido.

Luego de haber bautizado al pequeño, la doctora, que no quiso desvelar su nombre por mantener el secreto profesional, escribió en las redes sociales: «¡Bendito sea Dios por permitirnos presenciar tan gran milagro!».

Este hecho además supuso la conversión de la propia doctora, pues estaba en cierta manera alejada de Dios y no creía mucho en los milagros, aunque algo de fe tenía al realizar de forma providencial ese bautismo y consagración.

A raíz de ese testimonio tan impactante Dios tocó su corazón y se fue acercando poco a poco a la fe y vida sacramental y hoy forma parte del grupo Familia y Vida, realizando un gran apostolado en contra del aborto.

Por último, la cirujana al poco tiempo visitó el santuario de San Giovanni Rotondo, en el país italiano, donde consagró toda su carrera profesional al Padre Pío, uno de los mayores santos del siglo XX.

El niño dado por muerto y recuperado tras ser bautizado y consagrado a la Virgen y al Padre Pío, es una muestra del infinito amor de Dios y de como él obra milagros si la gente tiene fe.

Raquel Almada

Raquel Almada

Soy miembro agregado de la Comunidad Misionera de Jesús. Me formé en Ciencias de la Comunicación y quiero contribuir con lo que sé a la extensión del Reino de los Cielos.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.