fbpx

Amar a la Iglesia es escuchar a Cristo

Amar a la Iglesia es escuchar a Cristo

Evangelio según san Mateo 9, 18-26

Mientras les decía estas cosas, un magistrado se le acercó, se prosternó y le dijo: «Mi hija acaba de morir, pero ven a poner sobre ella tu mano y revivirá». Jesús se levantó y lo siguió; y también sus discípulos. Y he ahí que una mujer que padecía un flujo de sangre hacía doce años, se aproximó a Él por detrás y tocó la franja de su vestido. Porque ella se decía: «Con que toque solamente su vestido, quedaré sana». Mas Jesús, volviéndose, la miro y dijo: «Confianza, hija, tu fe te ha sanado». Y quedó sana desde aquella hora. Cuando Jesús llegó a la casa del magistrado, vio a los flautistas, y al gentío que hacía alboroto, y dijo: «¡Retiraos! La niña no ha muerto sino que duerme». Y se reían de Él. Después, echada fuera la turba, entró Él, tomó la mano de la niña, y ésta se levantó. Y la noticia del hecho se difundió por toda aquella región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?