Sugerencias de algunas penitencias para el resto de la Cuaresma

Padre José Eduardo

«Hay muchas batallas dentro de nosotros: la carne contra el espíritu, el espíritu contra la carne. Si en la lucha prevalecen los deseos de la carne, el espíritu perderá vergonzosamente su propia dignidad y esto será una gran desgracia. De rey que debe ser, se convierte en esclavo. Si, en cambio, el espíritu se somete a su Señor, pone su alegría en lo que viene del cielo, desprecia los atractivos de las concupiscencias terrenas e impide que el pecado reine sobre su cuerpo mortal, la razón mantendrá el cetro que le corresponde» San León Magno.

1) Penitencias alimentarias:

Sin tu ayuda no podremos seguir. Donar ahora.

– Cambiar la carne por pescado, huevos o queso.
– Comer menos arroz, frijoles, pan, pasta, para salir de la mesa con un poco de hambre.
– Eliminar todos los dulces, refrescos, chocolate y otras golosinas.
– En las comidas, añadir algo que resulte desagradable, como reducir la cantidad de sal o poner algún condimento que disminuya ligeramente el sabor de la comida.
– Come una verdura o verdura que no te gusta mucho.
– Disminuir o incluso eliminar las comidas intermedias (como la merienda).
– Beber café sin azúcar, o agua a una temperatura menos agradable.
– Reservar algún día de ayuno total o parcial.

2) Penitencias corporales:

(Sólo para ayudarnos a no perder el sentido del sacrificio a lo largo del día, salvo que estemos relajados, y conviene ser pequeños y discretos)
– Dormir sin almohada.
– Sentarse únicamente en sillas duras
– Reza una oración más larga de rodillas.
– No utilice ascensores ni escaleras mecánicas.
– Trabajar sin apoyarse en la silla.
– Cuidar la postura del cuerpo.
– Salga un poco antes del transporte público y camine parte del camino.
– Deje de usar el automóvil y use el transporte público.

3) Penitencias morales

(Son los más importantes)
– No para quejarnos de los contratiempos del día, sino para agradecer y alabar a Dios.
– Sonreír, incluso cuando haya mal ambiente.
– Moderar la frecuencia con las redes sociales, el teléfono y la computadora (reducir a algunas veces al día).
– Desactivar las notificaciones del teléfono.
– Hacer los servicios más incómodos en el hogar y en el trabajo, ayudando a los demás.
– Levantarse más temprano para orar.
– No escuches música en el coche.
– No ver la televisión, pero dedicar este tiempo a la lectura.
– No uses videojuegos si eres adicto.
– Haz algún trabajo voluntario.
– Orad más por los demás que por vosotros mismos.
– Reservar dinero para dar limosna, pero sobre todo atención a los mendigos.
– Habla bien de las personas a las que te gustaría criticar.
– Escuchar a personas incómodas sin interrumpirlas.
– Duerme a la hora prevista, aunque no te apetezca.

Lea también: Mortificaciones para los cristianos del siglo XXI

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday