fbpx

Reconocer nuestra enfermedad

Reconocer nuestra enfermedad

Evangelio según san Mateo 8, 5-17

Cuando hubo entrado en Cafarnaúm, se le aproximó un centurión y le suplicó, diciendo: «Señor, mi criado está en casa, postrado, paralítico, y sufre terriblemente». Y Él le dijo: «Yo iré y lo sanare». Pero el centurión replicó diciendo: «Señor, yo no soy digno de que entres bajo mi techo, mas solamente dilo con una palabra y quedará sano mi criado. Porque también yo, que soy un subordinado, tengo soldados a mis órdenes, y digo a éste: “Ve” y él va; a aquél: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Jesús se admiró al oírlo, y dijo a los que le seguían: «En verdad, os digo, en ninguno de Israel he hallado tanta fe». Os digo pues: «Muchos llegarán del Oriente y del Occidente y se reclinarán a la mesa con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, mientras que los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allá será el llanto y el rechinar de dientes». Y dijo Jesús al centurión: «Anda; como creíste, se te cumpla». Y el criado en esa misma hora fue sanado.

Entró Jesús en casa de Pedro y vio a la suegra de éste, en cama, con fiebre. La tomó de la mano y la fiebre la dejó; y ella se levantó y le sirvió. Caída ya la tarde, le trajeron muchos endemoniados y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los enfermos. De modo que se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías: «Él quitó nuestras dolencias, y llevó sobre Sí nuestras flaquezas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?