fbpx

La muerte del pecado

La muerte del pecado

Evangelio según san Marcos 5, 21-43

Habiendo Jesús regresado en la barca a la otra orilla, una gran muchedumbre se juntó alrededor de Él. Y Él estaba a la orilla del mar, cuando llegó un jefe de sinagoga, llamado Jairo, el cual, al verlo, se echó a sus pies, le rogó encarecidamente y le dijo: «Mi hija está en las últimas; ven a poner tus manos sobre ella, para que se sane y viva». Se fué con él, y numerosa gente le seguía, apretándolo. Y había una mujer atormentada por un flujo de sangre desde hacía doce años. Mucho había tenido que sufrir por numerosos médicos, y había gastado todo su haber, sin experimentar mejoría, antes, por el contrario, iba de mal en peor. Habiendo oído lo que se decía de Jesús, vino, entre la turba, por detrás, y tocó su vestido. Pues se decía: «Con solo tocar sus vestidos, quedaré sana». Y al instante la fuente de su sangre se secó, y sintió en su cuerpo que estaba sana de su mal. En el acto Jesús, conociendo en sí mismo que una virtud había salido de Él, se volvió entre la turba y dijo: «¿Quién ha tocado mis vestidos?». Respondiéronle sus discípulos: «Bien ves que la turba te oprime, y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”».

Pero Él miraba en torno suyo, para ver la persona que había hecho esto. Entonces, la mujer, azorada y temblando, sabiendo bien lo que le había acontecido, vino a postrarse delante de Él, y le dijo toda la verdad. Mas Él le dijo: «¡Hija! tu fe te ha salvado. Vete hacia la paz y queda libre de tu mal».

Estaba todavía hablando cuando vinieron de casa del jefe de sinagoga a decirle (a éste): «Tu hija ha muerto. ¿Con qué objeto incomodas mas al Maestro?». Mas Jesús, desoyendo lo que hablaban, dijo al jefe de sinagoga: «No temas, únicamente cree». Y no permitió que nadie lo acompañara, sino Pedro, Santiago y Juan, hermano de Jacobo. Cuando hubieron llegado a la casa del jefe de sinagoga, vió el tumulto, y a los que estaban llorando y daban grandes alaridos. Entró y les dijo: «¿Por qué este tumulto y estas lamentaciones? La niña no ha muerto, sino que duerme». y se burlaban de Él. Hizo, entonces, salir a todos, tomó consigo al padre de la niña y a la madre y a los que lo acompañaban, y entró donde estaba la niña. Tomó la mano de la niña y le dijo: «¡Talitha kum!», que se traduce: «¡Niñita, Yo te lo mando, levántate!». Y al instante la niña se levantó, y se puso a caminar, pues era de doce años. Y al punto quedaron todos poseídos de gran estupor. Y les recomendó con insistencia que nadie lo supiese; y dijo que a ella le diesen de comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?