¿Es pecado contar chistes?

Es pecado contar chistes

El hombre necesita descansar y ese descanso requiere que se pase de un estado de tensión a un estado de relajación. La diversión es útil y muy necesaria, y hecha en orden, es muy virtuosa. Los chistes y las bromas ayudan al hombre a distraerse.

Pero, ¿cuándo pecamos en esta materia? Santo Tomás de Aquino nos explica:
Para que este uso sea ordenado y conforme a la razón, afirma el doctor angélico que se deben cuidar tres cosas:
1) Evitar que este deleite se busque en obras o palabras torpes o nocivas.
2) Evitar que la gravedad del espíritu se pierda totalmente.
3) Por último, hay que procurar que el juego se acomode a la dignidad de la persona y al tiempo, es decir, que sea digno del tiempo y del hombre.

Sin tu ayuda no podremos seguir. Donar ahora.

Al divertirnos, no debemos perder la elegancia y el decoro. Al contrario, debemos hacer de ella un momento de sana diversión, ordenando todo a la gloria de Dios.

También te puede interesar: Eutrapelia: la virtud del buen humor

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday