fbpx
¿Es pecado contar chistes?

¿Es pecado contar chistes?

Por increíble que parezca, contar chistes, en la doctrina católica, no es un pecado; al contrario, en buenas circunstancia, puede ser algo virtuoso. El vicio está, como en todo, en los excesos y en su mal empleo.
YouTube video


El hombre necesita descansar y ese descanso requiere que se pase de un estado de tensión a un estado de relajación. La diversión es útil y muy necesaria, y hecha en orden, es muy virtuosa. Los chistes y las bromas ayudan al hombre a distraerse.

Pero, ¿cuándo pecamos en esta materia? Santo Tomás de Aquino nos explica:
Para que este uso sea ordenado y conforme a la razón, afirma el doctor angélico que se deben cuidar tres cosas:
1) Evitar que este deleite se busque en obras o palabras torpes o nocivas.
2) Evitar que la gravedad del espíritu se pierda totalmente.
3) Por último, hay que procurar que el juego se acomode a la dignidad de la persona y al tiempo, es decir, que sea digno del tiempo y del hombre.

Al divertirnos, no debemos perder la elegancia y el decoro. Al contrario, debemos hacer de ella un momento de sana diversión, ordenando todo a la gloria de Dios.

También te puede interesar: Eutrapelia: la virtud del buen humor

ETIQUETAS

Si te sirvió este artículo, no dejes de compartirlo.

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?