fbpx
La secuencia de cómo se dieron las apariciones de Cristo resucitado nos iluminan el entendimiento para conocer cómo se desarrollaron los hechos después de la Resurrección hasta la Ascensión. Mons. Charles Pope presenta una probable cronología de los eventos de Pascua, basada en los Santos Evangelios y una pizca de especulación.


¿Cómo entender la Cronología de las apariciones de Jesús resucitado a sus apóstoles? Mons. Charles Pope nos explica.

«Cuando nos encontramos con los relatos de la resurrección en el Nuevo Testamento, enfrentamos el desafío de juntar todas las piezas de tal manera que la secuencia de eventos fluya en orden lógico. Esto se debe al hecho de que ningún Evangelio presenta toda la información ni la mayor parte de ella», señala Mons. Pope, quien se ha encargado de reunir todos los hechos que narran los evangelistas para crear una sola cronología. 

Según manifiesta Mons. Charles Pope, algunas de las narraciones parecen estar en conflicto. Otra dificultad para reunir todos los hechos de manera coherente es que la línea de tiempo de los eventos no está clara en algunos de los relatos. Lucas y Juan son los más claros en cuanto al momento de los eventos que describen; Mateo y Lucas nos dan muy pocos parámetros. Tanto Hechos como Pablo también proporcionan relatos en los que la línea de tiempo no siempre es clara.

Mi propuesta aquí -explica el sacerdote- es simplemente el fruto de más de 31 años de oración y reflexión sobre los eventos de esos cuarenta días entre la resurrección del Señor y Su ascensión. Mis reflexiones se basan lo más sólidamente posible en la Biblia, con una pizca de especulación.

I. La mañana del primer día

  1. De madrugada, un grupo de mujeres, entre ellas María Magdalena, se acercan al sepulcro para concluir las costumbres fúnebres en honor de Jesús (cf. Mt 28, 1; Mc 16, 1; Jn 20, 1).
  2. Ven el sepulcro abierto y se alarman.
  3. María Magdalena corre a contarles a Pedro y Juan la angustiosa noticia de posibles ladrones de tumbas (cf. Jn 20, 2).
  4. Las mujeres que permanecen en el sepulcro se encuentran con un ángel, que les declara que Jesús ha resucitado y que deben decírselo a sus hermanos (cf. Mc 16, 5; Lc 24, 4; Mt 28, 5).
  5. Al principio, las mujeres se asustan y abandonan el sepulcro con miedo a hablar (cf. Mc 16, 8).
  6. Recuperados los ánimos, deciden acudir a los Apóstoles (cf. Lc 24, 9; Mt 28, 8).
  7. Mientras tanto, Pedro y Juan van a la tumba para investigar la afirmación de María Magdalena. Ésta, que los sigue detrás, vuelve a la tumba, mientras Pedro y Juan aun permanecen allí.  Pedro y Juan descubren la tumba vacía; no encuentran a ningún ángel. Juan cree en la resurrección. No sabemos a qué conclusión llegó Pedro.
  8. Las otras mujeres les cuentan a los otros Apóstoles lo que les había dicho el ángel en la tumba. Pedro y Juan aún no han vuelto del sepulcro, y los demás Apóstoles, al principio, desprecian la historia de la mujer (cf. Lc 24, 9-11).
  9. María Magdalena, detenida junto al sepulcro, llora y tiene miedo. Mirando dentro de la tumba, ve esta vez a dos ángeles que se preguntan por qué llora. Entonces Jesús se acerca a ella por detrás. Sin mirar directamente a Jesús, supone que es el jardinero. Cuando la llama por su nombre, María reconoce su voz, se vuelve y lo ve. Llena de gozo se aferra a Él. Es la primera aparición ( Jn 20,16 ).
  10. Jesús envía a María a los Apóstoles con la noticia, para prepararlos para su aparición ese mismo día (cf. Jn 20, 17).
  11. Las otras mujeres han dejado a los Apóstoles y están de camino, posiblemente de regreso a casa. Jesús se les aparece (cf. Mt 28, 9) (después de haber despedido a María Magdalena). También los envía de regreso a los Apóstoles con la noticia de que ha resucitado y los verá pronto. Es la segunda aparición .

II. La tarde y la noche del primer día

  1. Más tarde ese mismo día, dos discípulos que se dirigían a Emaús reflexionan sobre los rumores de la Resurrección de Jesús. Entonces Cristo viene detrás de ellos, pero no lo reconocen. Primero, Jesús les explica las Escrituras; luego se sienta a la mesa con ellos y celebra la Eucaristía, que es cuando se les abren los ojos y lo reconocen cuando parten el pan. Es la 3ª aparición (cf. Lc 24, 13-30).
  2. Los dos discípulos regresan esa misma noche a Jerusalén y se dirigen a los Once. Al principio, los Apóstoles no creyeron, como tampoco habían creído en las mujeres (cf. Mc 16,13 ). Sin embargo, los discípulos continúan informando lo que experimentaron. En algún momento, Pedro se aleja de los demás (¿tal vez para dar un paseo?). El Señor se le aparece a Pedro. Es la 4ª aparición (cf. Lc 24, 34; 1Cor 15, 5). Pedro informa a los otros diez, que luego creen. Así, a los discípulos de Emaús (que aún permanecen con los Apóstoles) se les dice ahora (quizás a modo de disculpa) que es cierto que Jesús ha resucitado.
  3. Casi al mismo tiempo, Jesús se aparece en esa pequeña reunión de los Apóstoles y los dos discípulos de Emaús. Es la quinta aparición. Tomás está ausente, aunque el texto de Lucas dice que la aparición fue para «los once» (que probablemente sea solo una forma abreviada de designar a los Apóstoles como grupo). Tienen miedo, pero Jesús los tranquiliza y les explica las Escrituras (cf. Lc 24, 36ss).
  4. Existe cierto debate sobre si se les apareció o no por segunda vez esa noche. Los relatos de Juan y Lucas tienen descripciones significativamente diferentes de la aparición ese primer domingo por la noche. ¿Es solo un recuento diferente de la misma aparición, o es totalmente independiente? No es posible decirlo con certeza. Aun así, dado que las descripciones son tan diferentes, podemos llamarla la sexta aparición ( Jn 20, 19ss), aunque probablemente sea lo mismo que la quinta aparición.

III. Intervalo

  1. No hay ningún relato bíblico de la aparición de Jesús a nadie durante la semana siguiente. El siguiente relato de la Resurrección dice: «Ocho días después», es decir, el domingo siguiente.
  2. Sabemos que los Apóstoles le dijeron a Tomás que habían visto al Señor, pero él se negó a creer (cf. Jn 20, 24).
  3.  ¿Estaban los apóstoles nerviosos porque Jesús no había aparecido de nuevo todos los días? No sabemos; no hay relatos de lo que sucedió durante este intervalo.

IV. Una semana después, el segundo domingo

  • Jesús aparece de nuevo (es la séptima aparición ) a los Apóstoles reunidos. Esta vez Tomás está con ellos. Nuestro Señor llama a Tomás a la fe, y en ese momento profesa que Jesús es su Señor y su Dios (cf. Jn 20, 24-29).

V. Segundo intervalo

  • Los Apóstoles habían recibido instrucciones de volver a Galilea (cf. Mt 28, 10; Mc 16, 7), donde verían a Jesús. Pasaron parte de ese intervalo viajando 60 millas al norte, un viaje que habría tomado una cantidad considerable de tiempo. Podemos imaginarlos viajando hacia el norte durante estos días intermedios.

VI. Algún tiempo después

  1.  El período de tiempo de la próxima aparición es algo vago. Juan simplemente dice «después de esto». Es probable que sea cuestión de días o una semana en el mejor de los casos. La escena está en el Mar de Galilea; no todos los Doce están presentes. Se han ido a pescar y Jesús los llama desde la orilla del lago. Regresan a la orilla y lo ven (es la octava aparición ). Pedro tiene un diálogo conmovedor con Jesús y recibe el encargo de cuidar el rebaño de Cristo (cf. Jn 21).
  2. La aparición a los 500. – De todas las apariciones, se puede pensar que ésta se habría registrado con más detalles, ya que fue presenciada por un gran número de personas. Sobre esto, parece que habrían existido muchos relatos y que al menos uno de ellos debería haber entrado en las Escrituras. Sin embargo, lo único que se dice es que sucedió. Pablo lo menciona en 1Cor 15,6 : «Entonces se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven (y algunos ya están muertos)». Es la novena aparición. ¿Dónde sucedió? ¿Como fue? ¿Cuál fue la reacción? Simplemente no lo sabemos. Esto prueba una vez más que la Biblia no es un libro de historia en el sentido convencional. Más bien, es un relato muy selectivo de lo que sucedió, no un relato completo. La Biblia no pretende ser algo que no es. Está bastante claro que es un libro selectivo (cf. Jn 20,30 : «Jesús hizo, en presencia de sus discípulos, muchos otros milagros que no están escritos en este libro»).
  3. La aparición a Santiago. – Aquí, nuevamente, no tenemos una descripción de la aparición, sino solo una observación de Pablo, quien dice que realmente sucedió: «Después se apareció a Santiago» ( 1Cor 15, 7). Es la décima aparición . El momento de esta aparición no está claro. Solo sabemos que sucedió después de la aparición a los 500 y antes de la aparición final a los Apóstoles.

VII. Los otros cuarenta días

  1. Jesús ciertamente hizo otras apariciones a los discípulos. Lucas lo atestigua en los Hechos de los Apóstoles cuando escribe: «Se manifestó vivo después de su Pasión, con muchas pruebas, apareciéndose a ellos durante cuarenta días y hablando de las cosas del Reino de Dios» ( Hch 1, 3).
  2. En ese período, puede haber una aparición que podamos atribuir específicamente a este tiempo, como lo registran Mateo (cf. 28, 16ss) y Marcos (cf. 16, 14ss). Tuvo lugar en la «cima de una montaña en Galilea». Marcos agrega que estaban reclinados en la mesa. Me refiero a esta aparición (período de tiempo incierto) como la undécima aparición. Es aquí donde Jesús les da la gran misión de evangelizar. Si bien el texto de Marcos parece indicar que Jesús fue elevado a los cielos de este monte, la conclusión es apresurada, ya que Marcos solo indica que Jesús solo ascendió «después de haberles hablado» ( Mc 16, 19).
  3. Por supuesto, Jesús también los llamó de regreso a Jerusalén, al menos después del período de cuarenta días. Allí estarían presentes para la fiesta de Pentecostés. Podemos imaginar apariciones frecuentes con instrucción continua, ya que Lucas registra que Jesús «se quedó con ellos». La mayoría de estas apariciones y discursos no se registran. Lucas escribe en los Hechos de los Apóstoles: «Y mientras estaba con ellos les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre, la cual, dijo, “habéis oído de mí, que Juan bautizó en agua, pero antes de muchos días seréis bautizados con el Espíritu Santo”» ( Hechos 1, 4).

VIII. La aparición final y la Ascensión

  • Después de cuarenta días de apariciones e instrucciones, tenemos un relato final de la última aparición (la 12 ) en la que los lleva a un lugar cerca de Betania y les da las instrucciones finales de esperar en Jerusalén hasta que el Espíritu Santo sea enviado. Luego es llevado al cielo a la vista de ellos ( Lc 24, 50-53; Hch 1, 1-11).

He aquí una cronología posible y, si se me permite decirlo, probable de las apariciones del Resucitado. Es una síntesis que intenta recopilar toda la información y presentarla en una secuencia lógica. Hay límites a lo que podemos esperar de los relatos bíblicos. Encajarlos perfectamente en una secuencia lógica no es lo que los textos proponen hacer. Aun así, esta secuencia cronológica puede resultar útil y es con ese espíritu que la presento.

Publicado originalmente en: the Community in Mission blog 
Editado y traducido por Formación Católica

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.