Buscar

Casos extraordinarios con el Escapulario del Carmen

Algunos testimonios de casos extraordinarios que nos animan a confiar en la protección de María, porque ninguna devoción ha sido confirmada con mayor número de milagros auténticos que el Escapulario Carmelita
Casos extraordinarios con el Escapulario del Carmen

No en vano Pío XII manifestó en agosto de 1950 que «La devoción del escapulario del Carmen ha hecho descender sobre el mundo una copiosa lluvia de gracias espirituales y temporales», pues es el Escapulario del Carmen el sacramental más popular y conocido por los cristianos a través de los siglos y el que más hechos sorprendentes ha registrado.

Desde San Simón Stock a San Juan Pablo II nos llegan los testimonios de tantos santos quienes han llevado devotamente este signo poderoso de amor y protección de la Santísima Virgen María.

San Claudio de La Colombière, sacerdote jesuita y confesor de Santa Margarita María de Alacoque, expresó en su momento que «Ninguna devoción ha sido confirmada con mayor número de milagros auténticos que el Escapulario Carmelita», y prueba de ello son los innumerables milagros que ocurren con aquellos que devotamente lo llevan.

En su obra «La gran promesa de salvación, el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen» Plinio María Solimeo dejó registrado varios hechos sorprendentes ocurridos en el siglo XX con el Santo Escapulario del Carmen. A continuación,  exponemos 4 casos.

1. El escapulario que salvó una casa del incendio

En mayo de 1957, un sacerdote carmelita publicó un asombroso relato sobre un vecindario entero de casas alineadas que se habían incendiado en Westboden, Alemania.

En una de ellas vivían dos familias devotas que, al ver el fuego, colgaron inmediatamente un escapulario en la puerta de la entrada.

En 5 horas, 22 casas fueron reducidas en cenizas, pero, en medio de la destrucción general, una única quedó intacta: aquella que tenía el escapulario en la puerta.

Cientos de personas fueron testigos oculares de la intercesión de la Santísima Virgen María en esa residencia.

2. El escapulario que salvó a una joven en la caída de un avión

En noviembre de 1955, en Guatemala, cayó un avión con 27 pasajeros de los cuales murieron todos, excepto una joven que, al darse cuenta de que el avión se estaba cayendo, agarró su escapulario y pidió ayuda a la Santísima Virgen del Carmen.

Ella sufrió graves quemaduras y su ropa quedó toda quemada, pero el escapulario ni siquiera fue tocado por las llamas.

3. El escapulario que salvó a un carmelita en Tierra Santa

En 1944, un misionero carmelita en Tierra Santa fue llamado para administrar el sacramento de la Unción de los Enfermos.

El motorista, que era árabe, lo mandó bajar cerca de seis kilómetros antes del lugar, porque el camino era demasiado peligroso debido al fango en el camino.

Y era realmente tanto que, después de andar unos tres kilómetros, el misionero sintió que los pies se enterraban cada vez más en el lodo, hasta que resbaló en un pozo de barro y empezó a hundirse.

Se acordó inmediatamente de Nuestra Señora y de su escapulario, lo besó y elevó su mirada al Monte Carmelo clamando:

«¡Nuestra Señora del Carmen! ¡Madre Santísima! ¡Ayúdame! ¡Sálvame!»

Todo lo que recuerda es que, entonces, se vio en terreno firme.

«Se que me salvé por la Virgen Santísima por medio de su escapulario marrón. Perdí los zapatos en ese lodo. Me quedé casi todo lleno de fango, pero logré andar los tres kilómetros que me faltaban, alabando siempre a Nuestra Señora».

4. El escapulario que salvó al hombre atropellado por un tren

A principios del siglo XX, en la localidad norteamericana de Ashtabula, Ohio, un hombre fue gravemente atropellado por un tren.

En lugar de morir en ese momento, sin embargo, permaneció consciente durante 45 minutos más, el tiempo necesario para que un sacerdote llegara y le administrara los últimos sacramentos. Nadie entendía cómo era posible que, con heridas tan abiertas, él no hubiera muerto inmediatamente. La única explicación encontrada colgaba de su cuello: él usaba el escapulario.

Al leer tantos milagros ocurridos con aquellos que con fe llevan el Santo Escapulario, no hemos nosotros también llevar esta prenda de salvación cuya promesa indica: «Quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno».

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

3 comentarios en “Casos extraordinarios con el Escapulario del Carmen”

  1. Elizabeth Fraga Echiveste

    La verdad nosotros no profesamos la Fe católica.a mi esposo antes de fallecer le 4egalo su mejor amigo un escapulario que el traía en su cuello.dias después mi esposo falleció. Mis hijas le pusieron el escapulario en el ataúd .la VDD no sé pero mi esposo hace muchos milagros demasiado increíbles e imposibles que ocurran en medio de este esepticismo estamos con milagros imposibles de ocurrir son.muchos bien extraños pero mi esposo es el que da el mensaje mediante sueños tan certeros que estamos asustados de tanto milagro. Dios dió y el se lo.llevo su nombre sea bendecido por los siglos de los siglos amén

    1. Padre Miguel Martinez

      Estimada Elizabeth. Muchas gracias por tu testimonio. Rezo para que la Santísima Virgen te lleve por sus caminos hasta su hijo Jesús. Dios les bendiga mucho.

  2. Yo tengo un testimonio sobre el santo escapulario de la bienaventurada virgen María del Monte Carmelo a mí me pasó que cuando se me quemó mi casa pues yo me estaba duchando en ese momento yo llevaba sobre mis hombros y sobre mi cuerpo el santo escapulario y de eso que cuando me estoy duchando empezó a arder mi casa y poco a poco mi casa se convirtió en llamas y por desgracia todo lo perdimos y todo que se redujo a cenizas entonces cuando ya terminó la desgracia del incendio a los dos o tres días fuimos a ver lo que podíamos recuperar que fue poco entonces nos dimos cuenta que en esa casa que como he dicho se quemó pues en la cocina teníamos dos botellas de butano o sea los botellas de gas para hacer la comida y aparte de eso nos dimos cuenta que por arriba de la ventana de mi habitación pasaba por ahí un tubito de gas de butano a que me entendáis y por ahí pasaba pues el gas del bar de abajo de mi casa y lo que mi padre se extrañó y me preguntó que por qué no había explotado eso y yo me acordé y en ese momento de la tragedia yo portaba sobre mis hombros el santo escapulario nosotros los habíamos le teníamos idea de que por encima de mi habitación pasaba ese tubo de gas del bar de abajo pero lo vimos porque por culpa de las llamas y de todo el humo le aparece una abajo dejando al descubierto ese tubo que he dicho entonces cuando mi padre como digo es extraño y empecé a sonreír y me empecé a poner contento porque enseguida cuando dijo eso mi padre yo recordé que iba al escapulario como he dicho y pensé en mi mente ha sido la Virgen del Carmen y luego en voz baja dije gracias madre mía o sea que mi testimonio es ese que lo explotó ni tanto la bombona de butano como el tubo de gas del bar de abajo porque la Virgen nos protegió y me protegió sobre mí que en ese momento llevaba la escapulario porque si no hubiera cogido y hubiera llevado me hubiera tenido devoción a la Virgen del Carmen ese él tuvo de gas y esas bombonas de butano no hubieran explotado y hubiéramos muerto y gracias a Dios el Santísima Virgen del Carmen y gracias también al Santo escapulario no nos pasó nada salvo que perdimos lo material pero la vida que es lo más importante la perdimos. Todo eso ocurrió en España un día después de la fiesta de la Virgen del Carmen es decir el 17 de julio de 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

×