fbpx
La vida del católico es una constante lucha para alcanzar la santidad, y cada día de vida que Dios nos regala es una nueva oportunidad para lograrlo. Por eso hoy te compartimos algunas actividades que puedes realizar todas las mañanas para fortalecer tu vida espiritual y acercarte más a la santidad que Dios quiere de ti.

La vida del católico es una constante lucha para alcanzar la santidad, y cada día de vida que Dios nos regala es una nueva oportunidad para lograrlo. Por eso hoy te compartimos algunas actividades que puedes realizar todas las mañanas para fortalecer tu vida espiritual y acercarte más a la santidad que Dios quiere de ti.

Si no puedes hacerlas todas puedes comenzar con una o dos.

1) Orar

Sí, ya sabemos que parece una actividad algo obvia pero, ya sea por la prisa por ir a estudiar o trabajar, a muchos se les olvida conversar un rato con Dios. Así que no lo olvides ¡Ora! No te pedimos que comiences con un Rosario completo (aunque no es mala idea), pero para un “Gracias Señor por este día. Ayúdame hoy a ser santo” es un muy buen comienzo.

Te puede interesar:
El animalismo, de origen marxista, otorga «derechos a los animales» y se los niega a ciertos humanos

 

2) Ponte el reto de realizar alguna obra de misericordia

¡Puedes retarte a ti mismo! Cada mañana toma la decisión de realizar al menos una actividad espiritual en algún momento del día. Puedes optar por alguna obra de misericordia corporal (Visitar a los enfermos, Dar de comer al hambriento, Dar de beber al sediento, Dar posada al peregrino, Vestir al desnudo, Visitar a los presos, Enterrar a los difuntos) o espiritual (Enseñar al que no sabe, Dar buen consejo al que lo necesita, Corregir al que se equivoca, Perdonar al que nos ofende, Consolar al triste, Sufrir con paciencia los defectos del prójimo, Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos). Si logras hacer alguna de ellas cada día, tu progreso espiritual está prácticamente asegurado.

Te puede interesar:
La hegemonía del indiferentismo masónico

3) Leer la Biblia

La Santa Biblia siempre tiene algo que decirte. ¡Es Dios hablándote directamente! Muchos intentan leer la Biblia pero al poco tiempo dejan de hacerlo porque no saben bien por donde comenzar. Un buen consejo es guiarte por el calendario litúrgico. Si lees el pasaje correspondiente de cada día guiado por el calendario litúrgico, además de tener siempre algo nuevo que estudiar estarás siguiendo el ritmo de toda la Iglesia Católica. ¡Es un plus que no te puedes perder!

Te puede interesar:
“Yo tenía el mismo derecho a nacer que cualquier otro. Mi vida no es despreciable”

Fuente: es.churchpop.com

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.