fbpx

Jesús, el Hijo de Dios


Evangelio según san Juan 10, 31-42

De nuevo los judíos recogieron piedras para lapidarlo. Entonces Jesús les dijo: «Os he hecho ver muchas obras buenas, que son de mi Padre. ¿Por cuál de ellas queréis apedrearme?» Los judíos le respondieron: «No por obra buena te apedreamos, sino porque blasfemas, y siendo hombre, te haces a Ti mismo Dios». Respondióles Jesús: «¿No está escrito en vuestra Ley: “Yo dije: sois dioses?”. Si ha llamado dioses a aquellos a quienes fue dirigida la palabra de Dios –y la Escritura no puede ser anulada–  ¿cómo de Aquel que el Padre consagró y envió al mundo, vosotros decís: “Blasfemas”, porque dije: “Yo soy el Hijo de Dios?” Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero ya que las hago, si no queréis creerme, creed al menos, a esas obras, para que sepáis y conozcáis que el Padre es en Mí, y que Yo soy en el Padre». Entonces trataron de nuevo de apoderarse de Él, pero se escapó de entre sus manos.

Y se fue nuevamente al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había bautizado primero, y allí se quedo. Y muchos vinieron a Él, y decían: «Juan no hizo milagros, pero todo lo que dijo de Éste, era verdad». Y muchos allí creyeron en Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?