fbpx

El defecto dominante

El defecto dominante

Evangelio según san Lucas 9, 51-56

Como se acercase el tiempo en que debía ser quitado, tomó resueltamente la dirección de Jerusalén. Y envió mensajeros delante de sí, los cuales, de camino, entraron en una aldea de samaritanos para prepararle alojamiento. Mas no lo recibieron, porque iba camino de Jerusalén. Viendo (esto) los discípulos Santiago y Juan, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos que el fuego caiga del cielo, y los consuma?” Pero Él, habiéndose vuelto a ellos los reprendió. Y se fueron hacia otra aldea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?