fbpx
El aborto por más legal que sea es altamente perjudicial para ambas vidas.

Para la Dra. Chinda Brandolino el tema es muy claro: «No existe aborto seguro». La postura de la médica legista y forense es categórica en medio de las vicisitudes que atraviesa su país con relación a la «interrupción del embarazo», donde la Cámara de Diputados aprobó la legalización del aborto hasta la semana 14, pero éste fue rechazado luego en el Senado.

La Doctora Chinda y otros médicos más, se suman al gran desafío de explicar desde el punto de vista biológico los daños que el aborto puede ocasionar en la salud de la madre y del hijo.

Con una extraordinaria vehemencia la Dra. Chinda Brandolino, médica legista y forense de la provincia de Buenos Aires y el Dr. Roberto Castellano, Presidente de la ONG Pro-Vida,  expusieron en el programa «La Lupa» que se emite por Canal 26, los aspectos que envuelven la realidad del aborto en Argentina. El vídeo también pueden encontrarse en las redes sociales, debido al gran impacto que tuvieron las declaraciones de ambos en dicho programa.

También te puede interesar: Quien vota a favor del aborto peca gravemente pero no está excomulgado

Al inicio de su intervención, el Dr. Castellano explicó que el aborto, corresponde a una política de estado que busca eliminar la pobreza, tal política proviene de los organismos internacionales que presionan a los países endeudados con el Banco Mundial «como el caso de Argentina».  

El proyecto rechazado pretendía que, «una menor de 13 años sin el consentimiento del papá de la criatura y de sus propios padres, puede practicarse un aborto» aclaró Dr. Roberto Castellano. El Código Civil argentino en el artículo 19, establece que «la existencia de la persona humana comienza con la concepción» por lo que actualmente el aborto es algo inconstitucional en el país.

Por más legal que sea es altamente perjudicial para ambas vidas

Por su parte,  Dra. Chinda Brandolino describe cómo el aborto «por más legal que sea» es altamente perjudicial para ambas vidas, tanto para el de la madre y como para el del hijo. «Cuando hablamos de aborto inducido, estamos hablando de una práctica médica que es biológicamente una violencia enorme contra la mujer, por lo que no puede encajar como programa de salud pública».

En la descripción de cómo se produce el aborto, la Dra. Chinda explica que aquel que ejecuta la práctica, «destroza el cerebro del bebé, si éste se encuentra en posición invertida, si está sentado en el vientre de su madre, primeramente le corta con el bisturí las piernas y luego va destrozando todo su cuerpo hasta llegar a la cabeza. Todo este proceso genera un dolor indescriptible al bebé que busca refugio en el interior del vientre de su madre. Entre tanto, el riesgo para la mujer es de altas probabilidades, porque el bisturí puede raspar el útero de la mujer y ocasionar una hemorragia cataclísmica, por lo que no puede existir aborto seguro en ningún caso».

«Citando todo lo anterior – continúa la Doctora – e insistiendo con el tema del aborto seguro,  se puede percibir que existe un total desconocimiento de la anatomía y la biología humana».

Artículo relacionado: «Los intereses económicos detrás del aborto», editorial de un medio argentino

Este proyecto incluía que se pueda «interrumpir el embarazo» hasta las catorce semanas de gestación. «Biológicamente podemos explicar que a las 14 semanas de embarazo el bebé pesará unos 30 gramos y medirá aproximadamente 10 centímetros. Sus dedos están ya separados, las membranas que los unían han desaparecido. Aunque su cabeza sigue siendo la mitad de su cuerpo es completamente normal en este momento. Las orejas van migrando a su posición definitiva y el pequeño ya puede abrir y cerrar sus manos. La piel es muy fina, tanto que si pudiéramos asomarnos dentro de nuestro vientre podríamos ver a través de ella. Veríamos sus vasos sanguíneos, los cartílagos y los órganos en formación. Poco a poco la piel adquiere más capas y dejará de ser transparente» manifestaron los expertos.

Ninguna práctica quirúrgica es cien por ciento segura y «mucho menos el aborto, que es un operación a ciegas»

Dra. Chinda Brandolino

Asimismo, la Dra. Brandolino revela que ninguna práctica quirúrgica es cien por ciento segura y «mucho menos el aborto, que es un operación a ciegas». Ante la insistencia del conductor del programa de conocer por qué el aborto podría ser considerado una operación a ciegas, la Dra. explica: «Se le coloca a la mujer unos separadores, se abre el cuello uterino y el raspador entra en la cavidad uterina, sin que el médico lo vea. Estamos hablando literalmente de una operación a ciegas donde el cuerpo de la mujer está en riesgo permanentemente».

En cuanto a las estadísticas, la médica legista y forense manifiesta que en los países como España, Holanda y EE.UU, donde el aborto es legal, existe una altísima cantidad de muertes maternas por año. «Por lo que es un engaño pensar que legalizando el aborto bajaría la cifra de muertes maternas».

«En Argentina, el Ministerio de Salud registró en el año 2016, 243 muertes maternas, de las cuales 43 son a causa del aborto, incluyendo los abortos espontáneos y por patologías, y solo uno por aborto clandestino. En el 2015, hubieron 55 muertes por aborto, de las 250 muertes maternas. Analizando esa estadística se pudo comprobar que 143 de las muertes maternas que se produjeron, fueron por causas obstétricas directas, es decir, partos mal asistidos. Esa es la emergencia, eso es lo que el estado debe prever», sostiene la especialista.

No se puede llamar «política de salud al hecho en el que entran dos personas vivas a un centro de salud y una de ellas sale en una bolsa de residuos patológicos».

Ante el planteo del conductor del programa, con el típico caso de un embarazo no deseado de una adolescente de 16 años, en el cual tampoco recibe el apoyo del padre de la criatura, los defensores de la vida insistieron que mucho se habla de temas externos que conciernen a la madre, pero nunca se plantea sobre el desarrollo del ser humano que va creciendo en el vientre de la mujer. «Existe una gran violencia social en los países donde el aborto es libre, se da una notable cosificación y no se le respeta a la mujer. La Madre Teresa decía: Si se puede matar al hijo, se puede matar a cualquiera», mencionó el Dr. Castellanos.

En otro momento de la entrevista el Presidente de la ONG Pro-Vida, manifestó que no se puede llamar «política de salud al hecho en el que entran dos personas vivas a un centro de salud y una de ellas sale en una bolsa de residuos patológicos».

«Lo que nos plantean no es un plan para acabar con la pobreza, es un plan para acabar con los pobres» concluyó el Dr. Roberto Castellano como último punto de intervención.

La Dra. Chinda Brandolino, igualmente es Directora de la Fundación AINKARIN que ayuda a mujeres en situación de embarazo inesperado. Para ella «como médica, el aborto es un crimen, es el abuso de poder de una persona fuerte sobre el más débil de los seres humanos».

Raquel Almada

Raquel Almada

Soy miembro agregado de la Comunidad Misionera de Jesús. Me formé en Ciencias de la Comunicación y quiero contribuir con lo que sé a la extensión del Reino de los Cielos.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Raquel Almada

Raquel Almada

Soy miembro agregado de la Comunidad Misionera de Jesús. Me formé en Ciencias de la Comunicación y quiero contribuir con lo que sé a la extensión del Reino de los Cielos.