fbpx

Hablemos del Niño a Todos

(Lucas 2, 22. 36-40) «Y cuando hubieron cumplido todo lo que era exigido por la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret en Galilea. El niño crecía y se robustecía, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre Él»

Infraoctava VI – Navidad
Evangelio según san Lucas 2, 22. 36-40

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada; había vivido con su marido siete años desde su virginidad; y en la viudez, había llegado hasta los ochenta y cuatro años, y no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Se presentó también en aquel mismo momento y se puso a alabar a Dios y a hablar de aquel (niño) a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén.

Y cuando hubieron cumplido todo lo que era exigido por la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret en Galilea. El niño crecía y se robustecía, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre Él.

Padre Javier Portillo

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Javier Portillo

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday