fbpx
La Virgen dijo a Santa Brígida de Suecia: «Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hay quien se compadezca de Mí y medite mi dolor, mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mí que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan pocos los amigos de Dios».

Promesas de la Santísima Virgen a quienes Honren Sus Dolores

La Santísima Virgen concede 7 Gracias a las almas que le honran diariamente, meditando Sus Dolores, con el rezo de una Avemaría en cada Dolor.

  1. «Pondré paz en sus familias»
  2. «Serán iluminadas en los Divinos Misterios»
  3. «Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos»
  4. «Les daré cuanto Me pidan, con tal que no se oponga a la Voluntad adorable de Mi Divino Hijo, y a la santificación de sus almas»
  5. «Les defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y les protegeré en todos los instantes de la vida»
  6. «Les asistiré visiblemente en el momento de su muerte; verán el Rostro de su Madre»
  7. «He conseguido de Mi Divino Hijo: Que, cuantos propaguen esta Devoción, sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eterna, directamente, pues serán borrados todos sus pecados, y Mi Hijo y Yo seremos su eterna Consolación y Alegría»


Coronilla de los 7 Dolores de María

Se reza la Coronilla de 7 Misterios, con 7 cuentas en cada Misterio.

Inicio

†  Por la Señal de la Santa Cruz.
 De nuestros enemigos,
 líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

El Credo

Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo, Su Único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por Obra y Gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio  Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los pecados, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.

1º DOLOR DE MARÍA

La Aflicción que Causó a Su Tierno Corazón, la Profecía del Anciano Simeón, cuando le dijo: «Una espada de dolor atravesará Tu Alma».

Oración: ¡Oh, Bendita Virgen María, Madre de Dios! Por aquel Dolor que Tú, Señora, sentiste cuando Simeón Te profetizó que habrían de quitarle la vida a Tu Hijo Santísimo y que Él Te sería ‘Espada de Dolor’ que traspasaría Tu Alma: Te suplico humildemente, nos alcances del Señor, verdadero dolor y arrepentimiento por nuestros pecados. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

2º DOLOR DE MARÍA

La Tribulación que Padeció Su Sensible Corazón en Su Huida y Permanencia en Egipto, porque Herodes quería Matar al Niño.

Oración: ¡Oh, Serenísima Reina de los Ángeles, Madre de Dios! Por aquel Dolor que Tú, Bendita Virgen, sentiste cuando tuviste que escapar a Egipto, para salvar de la muerte a Tu Hijo recién Nacido, ya que Herodes había mandado matar a todos los niños menores de dos años: Te suplico humildemente, nos alcances del Señor la sanación de todas nuestras culpas y heridas del pasado. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

3º DOLOR DE MARÍA

La Angustia que Experimentó Su Solícito Corazón, cuando Su Hijo Jesús, de Doce Años, se Perdió en el Templo de Jerusalén.

Oración: ¡Oh, Santísima Virgen María, Madre de Dios! Por aquel Dolor que Tú, Señora, tuviste cuando perdiste a Tu Amado Hijo y estuviste tres días sin hallarle: Te suplico humildemente, nos alcances de Su Divina Majestad todas las virtudes que perdimos por nuestros pecados, para que Le amemos y Le sirvamos con perseverancia, de ahora en adelante. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

4º DOLOR DE MARÍA

La Agonía que Sintió Su Maternal Corazón al Encontrarse con Jesús, Camino al Calvario y verlo todo Flagelado y con la Cruz a Cuestas.

Oración: ¡Oh, Soberana Reina de los Cielos! Por aquel Dolor Tuyo tan amargo, cuando viste a Tu Hijo querido cargado con el pesado leño de la Cruz sobre Sus Hombros, que era la carga de nuestros pecados: Humildemente Te suplico, nos alcances de Su Divina Majestad la remisión de todas nuestras culpas, para que podamos gozar de la vida eterna. Amén

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

5º DOLOR DE MARÍA

El Martirio de Su Generoso Corazón, Asistiendo a Su Hijo Jesús en Su bárbara Crucifixión y Muerte.

Oración: ¡Oh, Dolorosísima Virgen María, Madre de Dios! Por aquel Dolor que traspasó Tu Amante Alma, cuando viste a Tu Santísimo Hijo Crucificado en la Cruz, puesto entre dos ladrones, mofado y burlado de todos y muriendo en el mayor de los sufrimientos: Te suplico humildemente, nos alcances del Señor el don de la Gracia Santificante; y que antes de nuestra muerte podamos recibir Su Santísimo Cuerpo, con gran fe, pureza, devoción y amor. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

6º DOLOR DE MARÍA

La Herida que penetró Su Piadoso Corazón, al recibir en Sus Brazos a Su Hijo Muerto, enteramente llagado y traspasado por la lanza.

Oración: ¡Oh, Soberana Reina, Dulcísima Madre y Señora nuestra! Por aquel gran Dolor que padeciste, cuando recibiste muerto en Tus Brazos a Tu Hijo, completamente desfigurado: Te suplico humildemente, nos ayudes a traspasar nuestro corazón de dolor por el pecado del mundo, para que llenos de misericordia por los demás, podamos llegar a ver a Dios en la Gloria. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

7º DOLOR DE MARÍA

La Tristeza que Padeció Su Amantísimo Corazón, cuando contempló a Su Divino Hijo en el Sepulcro, y la Soledad que sufrió hasta la Resurrección.

Oración: ¡Oh, Afligidísima Virgen María, Madre de Dios! Por aquel gran Dolor que sentiste, cuando viste que llevaron a Tu Santísimo Hijo al Santo Sepulcro: Te suplico humildemente, nos ayudes y ampares, Bendita Virgen, y en la hora de nuestra muerte supliques a Tu Hijo, que por Su Infinita Misericordia, por Su Pasión y Muerte, y por Tus grandes Merecimientos, reciba nuestras almas en la vida eterna. Amén.

  • 1 Padre Nuestro, 7 Ave Marías y Gloria.

En las tres últimas cuentas del Rosario

Ofrecemos tres Avemarías en reparación por las Lágrimas derramadas por Nuestra Santísima Madre.

La Salve

¡Dios Te Salve, Reina y Madre!  ¡Madre de Misericordia! ¡Vida, Dulzura y Esperanza nuestra, Dios Te Salve! A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

¡Ea, pues, Señora, Abogada nuestra!, vuelve a nosotros esos Tus Ojos Misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, Fruto Bendito de Tu Vientre.

¡Oh, Clemente! ¡Oh, Piadosa! ¡Oh, Dulce, siempre Virgen María!

LETANÍA DE LA DOLOROSA

Dios, Padre Celestial.
—Ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo Redentor del mundo.
       —Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo.
    —Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, Un Solo Dios.
       —Ten piedad de nosotros.

  • Madre del Crucificado.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Corredentora.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Dolorosa.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Lagrimosa.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Abandonada.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Despojada del Hijo.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Traspasada por la Espada del Dolor.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Colmada de Tristezas.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre Colmada de Padecimientos.
           —Ruega por nosotros.
  • Madre de Corazón Lacerado.
           —Ruega por nosotros.
  • Fuente de Lágrimas.
           —Ruega por nosotros.
  • Ejemplo de Serenidad y Paciencia.
           —Ruega por nosotros.
  • Roca de Integridad.
           —Ruega por nosotros.
  • Ancla de Seguridad.
           —Ruega por nosotros.
  • Escudo de Defensa.
           —Ruega por nosotros.
  • Hogar de los desamparados.
           —Ruega por nosotros.
  • Fortaleza de los débiles.
           —Ruega por nosotros.
  • Sosiego de los atribulados.
           —Ruega por nosotros.
  • Consuelo de las viudas.
           —Ruega por nosotros.
  • Libertad de los oprimidos.
           —Ruega por nosotros.
  • Salvación de los náufragos.
           —Ruega por nosotros.
  • Paz en las tormentas.
           —Ruega por nosotros.
  • Esperanza de los incrédulos.
           —Ruega por nosotros.
  • Medicina de los moribundos.
           —Ruega por nosotros.
  • Perla de las Vírgenes.
           —Ruega por nosotros.
  • Visión de los Profetas.
           —Ruega por nosotros.
  • Modelo de los Apóstoles.
           —Ruega por nosotros.
  • Luz de los Confesores.
           —Ruega por nosotros.
  • Corona de los Mártires.
           —Ruega por nosotros.
  • Primicia de los Bienaventurados.
           —Ruega por nosotros.
  • Alivio de las Almas del Purgatorio.
           —Ruega por nosotros.
  • Terror de la Serpiente.
           —Ruega por nosotros.
  • Vencedora del Mal.
           —Ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Ten Misericordia de nosotros.

Oración

Te suplicamos, ¡oh, Señor Jesucristo!, que la Bienaventurada Virgen María, Tu Madre, cuyo Corazón Inmaculado fue Traspasado por la Espada del Dolor, interceda por nosotros, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Bendición

Que la bendición de Dios Todopoderoso, † y  la de Su Santísima Madre nos acompañen siempre. Amén.

También te puede interesar: Los Dolores de la Virgen María


Publicado originalmente en: «Ramillete de Divinas Flores»

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?