fbpx

Si tu mano te hace pecar…

Evangelio según san Marcos 9, 41-50

Cualquiera que os dé de beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no perderá su recompensa. 

Cualquiera que haga pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le pusieran al cuello una gran piedra de molino de molino y lo arrojaran al mar.

Si tu mano te hace pecar, córtala. Mejor te es entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible. Y si tu pie te hace pecar, córtalo. Mejor te es entrar manco en la vida, que con dos pies ser arrojado a la gehena. Y si tu ojo te hace pecar, sácalo. Más te vale entrar con un solo ojo en el reino de Dios, que ser arrojado a la Gehena con dos ojos, donde ‘su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga.’ 

“Todos serán salados con fuego. La sal es buena, pero si la sal se vuelve insípida, ¿con qué le devolveréis el sabor? Conservad la sal en vosotros mismos y tendréis paz los unos con los otros”. 

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?