fbpx
Las elecciones tienen consecuencias, y gran parte de nuestro sufrimiento proviene de nuestras propias malas decisiones.

¿Cómo puede un Dios bueno permitir el sufrimiento? ¿Causa Dios el sufrimiento como castigo por el pecado? ¿Es el nuevo coronavirus el juicio de Dios sobre la humanidad? Para responder a estas preguntas, primero se debe considerar qué es el «sufrimiento».


Por Pe. Dwight Longenecker
Traducido por el Equipo de Formación Católica

Teodicea es el nombre dado a uno de los enigmas centrales de la fe. «Si Dios es sumamente bueno y omnipotente, ¿por qué hay sufrimiento? Si es extremadamente bueno, quiere terminar con el sufrimiento. Si es omnipotente, es capaz de poner fin al sufrimiento. Por lo tanto, no debe ser extremadamente bueno u omnipotente».

Desde el punto de vista de una lógica de enseñanza fundamental, esto ciertamente parece razonable. Además, siempre me ha sorprendido que algunos filósofos y teólogos sigan gastando energía en este razonamiento. Por lo tanto, sospeché que, de hecho, no tienen dudas sobre el asunto: es, más bien, solo un berrinche adolescente por haber decidido que no les gusta Dios.

Sin embargo, la pregunta sigue siendo: «¿Cómo puede un Dios bueno permitir el sufrimiento? ¿Causa Dios el sufrimiento como castigo por el pecado? ¿Es el nuevo coronavirus el juicio de Dios sobre la humanidad?»

Para responder a la pregunta, primero debemos analizar qué es «sufrimiento». Podría definirse como dolor de cualquier tipo, y el dolor no siempre es algo malo, aunque nos hace sentir mal. Si coloca su mano en un horno caliente, sentirá dolor, una respuesta natural que le hará sacar la mano del horno. El dolor que siente en alguna parte de su cuerpo es una señal de que algo no está bien. Si la parte delantera de su automóvil muestra alguna oscilación o ruido, deberá llevarlo a un taller de reparación. El dolor físico es indicativo de algo similar. Algo está mal y necesita ser reparado. Aunque este tipo de dolor es realmente doloroso, no es algo malo en sí mismo.

Un segundo tipo de sufrimiento es el que causamos en nosotros mismos. Si toma unos pocos litros de whisky todos los días, es probable que tenga una enfermedad hepática y otros trastornos dolorosos. Del mismo modo, si fuma o come basura en exceso, puede desarrollar enfermedades físicas debido a sus malas elecciones. Si tienes relaciones sexuales peligrosas, no te sorprendas si tienes una enfermedad terrible. Las elecciones tienen consecuencias, y gran parte de nuestro sufrimiento proviene de nuestras propias malas decisiones. Incluso podemos arrepentirnos, pero no tiene sentido quejarse mucho si los únicos culpables somos nosotros mismos.

Las elecciones tienen consecuencias, y gran parte de nuestro sufrimiento proviene de nuestras propias malas decisiones.

Un tercer tipo de sufrimiento es el dolor causado por otras personas. A través del crimen, el abuso, la violencia, la codicia y la lujuria, no solo nos dañamos a nosotros mismos, sino también a los demás. No podemos culpar a Dios por esto. ¿Podría terminar con el sufrimiento que causamos en nosotros mismos o en los demás? Técnicamente, sí, podría hacerlo; pero en realidad no está obligado a hacerlo, ya que esto violaría nuestra libertad. Él ve todo el sufrimiento que causamos en nosotros mismos y en los demás y lo odia, pero no siempre y necesariamente lo evitará. ¿Puede de alguna manera interferir? De alguna manera, sí, pero volveré a ese punto más tarde.

El cuarto tipo de sufrimiento es causado por actos corporativos deshonestos. Un gobierno, una empresa o cualquier otro grupo de personas puede causar sufrimiento a través de su legislación o sus decisiones. Esto puede, en algunos casos, causar sufrimiento que no puede especificarse y atribuirse a un agente o resultado causal particular. Entonces, por ejemplo, una compañía de electricidad puede instalar líneas eléctricas en un vecindario y, después de todo, descubrir que vivir cerca de ellas aumenta la probabilidad de contraer cáncer. Otro ejemplo es el de una compañía de alimentos que agrega aditivos o conservantes en sus productos (algo que parece seguro), cuando, de hecho, la acumulación de dichos productos en el cuerpo causa problemas de salud inesperados. En este caso, el sufrimiento es más general y estamos expuestos a él, pero sin malicia o intención de cometerlo. Es el efecto secundario de alguna acción que tomamos, individual o colectivamente.

El quinto tipo de sufrimiento es similar al anterior. Es el sufrimiento causado por un grupo o nación como resultado de alguna otra intención. Por lo tanto, un país puede enviar soldados para derrotar a un dictador y restaurar la libertad, pero el precio de esa justicia es un sufrimiento generalizado, a menudo de personas inocentes.

En todos los ejemplos anteriores, el sufrimiento no es causado por Dios, sino por los seres humanos de una forma u otra. Sin embargo, queda otra categoría de sufrimiento: los desastres naturales. Una epidemia, un terremoto, un tsunami o defectos de nacimiento parecen ser parte del orden natural. ¿Por qué Dios no resuelve estos problemas y elimina este tipo de sufrimiento? La respuesta cristiana siempre ha sido que todo el mundo está “roto”. Hay una fractura profunda en él. El orden natural está caído, sufre desorden y confusión, y participamos en esta condición desordenada.

Entonces, ¿nos envió Dios el coronavirus como castigo? Pienso que no. Por el contrario, aprovecha las ocasiones de desastres y catástrofes que ocurren a lo largo de la historia para darnos una advertencia: recordar la verdadera naturaleza de la realidad. Cuando el sufrimiento resulta del pecado, existe un castigo natural, por así decirlo, debido al pecado mismo; Cuando ocurre un desastre a través de las vidas desordenadas que llevamos, sucederán cosas malas. Dios diseñó el sistema para que funcione de cierta manera, y cuando nos desviamos del plan original, las consecuencias son terribles, pero no creo que Dios envíe un rayo desde arriba.

¿Qué deberíamos pensar, entonces, de los pasajes del Antiguo Testamento que parecen retratar a un Dios «vengativo», que deliberadamente envía catástrofes como castigo? Creo que la respuesta no está tanto en el carácter de Dios como en nuestra percepción de él. En los primeros días de nuestra relación con Dios, era natural entender estos desastres como castigos intencionales debido al pecado. Sin embargo, Jesús cumple con la Ley y los Profetas y enseña que esta forma de entender a Dios es parcial. Es un Dios de justicia, pero también un Dios de misericordia, y Jesús revela tanto la justicia como la misericordia de Dios. Él juzga a la humanidad, pero lo hace a través de la ley de la misericordia, que se cumple en la justicia dispensada por él.

Dios aprovecha las ocasiones de desastres que ocurren a lo largo de la historia para darnos una advertencia.

Esto me lleva de vuelta a la pregunta: ¿Dios de alguna manera «interfiere» en situaciones de sufrimiento? Sí, lo hace. Creo que a menudo interfiere para evitar el sufrimiento con la ayuda de nuestros ángeles guardianes y nuestra participación en la voluntad divina con nuestras oraciones y sacrificios. Creo que Dios a menudo usa nuestras oraciones, por lo que su gracia se dispensa en situaciones de sufrimiento para aliviarnos y liberarnos de ellas. Tenga en cuenta, sin embargo, que no viola nuestro libre albedrío al hacerlo, porque en este caso, es nuestro propio libre albedrío el que se une a su voluntad omnipotente de traer bondad y gracia al mundo.

Pero hay un nivel más profundo de interferencia. La cruz nos enseña que a veces Dios no previene el sufrimiento humano y no siempre nos libera de él. En cambio, Él mismo se sumerge en el sufrimiento. No nos saca de eso; lo enfrenta con nosotros. Cuando los tres jóvenes judíos fueron arrojados al horno ardiente, el rey vio a una cuarta persona a su lado. Fue una «epifanía» de Cristo y una lección sobre la profundidad del sufrimiento de Dios encarnado. Siente nuestro dolor. Es compatible con nuestras iniquidades. Es un hombre de dolor acostumbrado a la tristeza.

La cruz nos enseña que a veces Dios no previene el sufrimiento humano y no siempre nos libera de él.

¿Qué respuesta, finalmente, tenemos que dar ante la crisis del coronavirus? Ciertamente, ayunar y orar para que Dios nos libere de esta situación; ayudar a todos los que sufren, si tenemos la oportunidad; hacer todo lo que esté a nuestro alcance para prevenir la propagación de enfermedades, sufrimiento y muerte, pero también orar y pedirle a Dios fuerzas para caminar por el valle de la sombra de la muerte, sabiendo que Él camina detrás de nosotros.

También puede interesarte: ¿Será verdad que Dios castiga?

Publicado originalmente en: https://bit.ly/2C0MTMe

Otros autores

Otros autores

Publicamos artículos de otros autores considerando la importancia de su mayor difusión entre nuestros lectores.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.