Nuestros nietos serán más pobres… pero más dignos

Nuestros nietos serán más pobres... pero más dignos

La sociedad atraviesa una gran crisis, la crisis del hombre moderno que no ha sabido forjar su carácter, no ha podido aprender de la valía de sus antepasados y mucho menos pensar por sí mismo. Nos encontramos ante hombres débiles que son consolados por una falsa «pax moderna». ¿Cuál será la herencia que recibirán las próximas generaciones? Serán más pobres… pero más dignos.

Por Mons. David Macaire
Tomado de
InfoCatólica

DONAR Post de Facebook

***

Sin tu ayuda no podremos seguir. Donar ahora.

Todo el mundo lo dice, estamos asistiendo a un cambio de época. El lado trágico de la historia ha vuelto. Parecía haber desaparecido definitivamente de la vida humana. Pero esta pax moderna era sólo una ilusión basada en quimeras. Lo que se está desarrollando ante nuestros ojos no es el fin de la paz ni el retorno de la tragedia, sino la disipación de la cortina de humo construida por la ideología imperialista occidental que gobernó el mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Un mundo en el que el progreso de la tecnología, el comercio y la democracia liberal debían garantizar la dulzura, la calma y el placer…

El sinsentido del todo vale

Los niños mimados que hicieron el mayo del 68 han gobernado el mundo durante 50 años (incluyendo el clero y la Iglesia). Con el pretexto de que los antiguos habían engendrado dos guerras mundiales y todo tipo de abominaciones, se han dado el derecho de juzgar y condenar su herencia. Pero, ¿lo hicieron mejor? Poseedores de un poder desmesurado sobre la sociedad, sobre las mentes y sobre el medio ambiente, llevaron al límite su concepción de la libertad: libertinaje político, libertinaje moral, liberalismo económico… Prometieron un mundo realizado gracias al «todo vale»… ¡como en el baile de máscaras de la Compagnie Créole! Han conseguido transformar la sociedad en un inmenso y permanente vacío: tanto en el Carnaval como en la canción de Nwel; tanto en la mitad de la Cuaresma como en la Pascua; tanto en la carrera de yawl como en el inicio del curso escolar; tanto en los medios de comunicación como en los funerales, e incluso en la Santa Misa, es un «soukwé sa» interminable.

La ideología dominante ha producido desesperación, desilusión, despilfarro, divisiones, drogas, violencia, libertinaje, suicidios, angustia, sensación de estar maldito…

Es hora de hacer balance…

El mundo (en realidad, «Occidente») se cree más rico, más libre y con más conocimientos que nunca. Esto no es del todo falso, pero, a pesar de su declarado arrepentimiento, es más imperialista que nunca. Sin embargo, lejos de generar los tiempos felices, pacíficos y prósperos prometidos, la ideología dominante ha producido desesperación, desilusión, despilfarro, divisiones, drogas, violencia, libertinaje, suicidios, angustia, sensación de estar maldito… en definitiva, ¡un gran engaño! La felicidad y la alegría de vivir no están en la agenda de los nietos de la generación que tenía 20 años en 1968. Esto es particularmente cierto aquí en las Antillas: durante 50 años se han construido villas, carreteras, instalaciones, zonas de ocio y consumo para todos. A pesar de ello, el país se está vaciando. Incluso los jóvenes que han tenido éxito en general están constantemente preocupados por sus trabajos, sus casas, sus parejas, sus hijos (¡cuando tienen todo eso!) y sienten la fragilidad de estos supuestos elementos de la felicidad.

Desafiar a los ídolos

Así que, desde hace unos meses, el humo se ha ido despejando. El virus Covid-19, la guerra de Ucrania y las sucesivas crisis han abofeteado los ídolos fabricados por la mano del hombre. Todo ha resultado ser «vanidad y aflicción de espíritu» (Ecl 1,14). Las obras de la mente humana, cuando no temen a Dios, resultan ser terribles maestras. Al prescindir del Buen Dios, de sus siervos, de su liturgia e incluso de su Nombre, nuestra sociedad basada en el humanismo, la ciencia, la política y la economía se ha extraviado. Lejos de liberar al hombre, lo ha cegado, esclavizado y hechizado.

Porque los tiempos difíciles hacen hombres fuertes, los hombres fuertes hacen tiempos fáciles, los tiempos fáciles hacen hombres débiles y los hombres débiles hacen tiempos difíciles

Encontré un vídeo en YouTube de un hombre que decía: «Mi abuelo caminó 16 km, mi padre 8 km, yo conduzco un Cadillac, mi hijo un Mercedes y mi nieto conducirá un Ferrari… pero mi bisnieto volverá a caminar». Pero mi bisnieto volverá a caminar. ¿Por qué? Porque los tiempos difíciles hacen hombres fuertes, los hombres fuertes hacen tiempos fáciles, los tiempos fáciles hacen hombres débiles y los hombres débiles hacen tiempos difíciles.

Creo que han vuelto los tiempos difíciles… En cierto modo es una buena noticia: nuestros nietos volverán a caminar, serán más pobres, ¡pero serán más dignos que sus padres!


+ David Thomas Daniel Macaire, OP
Arzobispo de Saint-Pierre et Fort-de-France

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday