La formación de una voluntad firme

Cristo «endureció su rostro» para subir a Jerusalén, donde sabía lo matarían. ¿Cómo formar el carácter para que con una voluntad firme no dejemos de hacer el bien que debemos?