Gratitud por la cruz

(Marcos 8, 34–9, 1) «El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga»