Confidentes del Sagrado Corazón de Jesús: Santa Gertrudis la Grande

Una Santa a quién el Señor le permitió reposar su cabeza en la Llaga de su costado y escuchar el latido de su amantísimo Corazón. Y quien también le dictó una bellísima oración para antes de dormir, ante la posibilidad de una muerte repentina durante la noche.