«No he venido a llamar justos sino a pecadores»

(Lucas 5, 27-32) «No necesitan médico los santos, sino los enfermos. Yo no he venido para convidar al arrepentimiento a los justos sino a los pecadores»