Quién es mi prójimo

(Lucas 10, 25-37) «[Un samaritano, que iba de viaje, llegó a donde estaba, lo vio y se compadeció de él; y acercándose, vendó sus heridas […]; luego poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo condujo a una posada y cuidó de el»