No acusemos pecados ajenos sin estar arrepentidos de los nuestros

(Juan 8, 1-11) «Aquel de vosotros que esté sin pecado, tire el primero la piedra contra ella»