No robes la Gloria de Dios

(Juan 2, 13-25) «Quitad esto de aquí; no hagáis de la casa de mi Padre un mercado»