Oh, María, Madre mía

(Lucas 1, 26-38) «Salve, llena de gracia; el Señor es contigo»