Libertad y responsabilidad del acto humano

La libertad mantiene una relación directa con la verdad. Como nos dice el mismo Jesucristo: “la verdad os hará libres”. Sólo es libre el hombre que conoce la verdad. Por el contrario, el gran enemigo de la libertad es la ignorancia, el engaño, el equívoco y la mentira. El camino para ayudar a otros a que sean libres es posibilitarles que salgan del error y conozcan la verdad.