fbpx
«Conjunto de células»; «Tejido»; «Sólo un feto». Estas son expresiones comunes usadas por las personas favorables al aborto para describir al no nacido, a fin de disminuir la humanidad de esas nuevas vidas. Sin embargo, el modo en que las personas etiquetan a los no nacidos no es lo que los define, y eso está comprobado por la vida de un pequeño niño.

«Conjunto de células»; «Tejido»; «Sólo un feto». Estas son expresiones comunes usadas por las personas favorables al aborto para describir al no nacido, a fin de disminuir la humanidad de esas nuevas vidas. Sin embargo, el modo en que las personas etiquetan a los no nacidos no es lo que los define, y eso está comprobado por la vida de un pequeño niño. En el verano de 2013, Walter Joshua Fretz nació con sólo 19 semanas de gestación. Él vivió por pocos momentos, pero su vida ha tenido un impacto duradero.


Los padres de Walter, Lexi y Joshua Fretz, madre y padre de dos niñas (que acogen a su tercera hija, Mía, en el último mes de septiembre), aguardaban ansiosamente la llegada de su nuevo bebé, cuando, según el blog de Lexi, ella empezó a tener sangrados. Esto no era algo inusual para ella durante la gestación, pero cuando el sangrado se volvió rosa, ella se puso más preocupada y llamó a su partera, que la aconsejó a ir a una Unidad de Emergencia (Emergency Room, en inglés).

En la sala de emergencia, varias gestantes llegaron después de ella y fueron llevadas directamente a la enfermería. Pero, una vez que Lexi aún no había cumplido 20 semanas – tenía 19 semanas y 6 días – las normas del hospital requerían que permaneciera en la emergencia. Alrededor de una hora después, Lexi fue capaz de oír los latidos del corazón de su bebé y se sintió aliviada, pero mientras esperaba un ultrasonido, comenzó a sentir los familiares dolores de parto. Casi cinco horas después de llegar al hospital, Lexi dio a luz a su hijo, Walter Joshua Fretz. Ella escribe: «Yo estaba llorando bastante en ese momento, pero él era perfecto. Él estaba completamente formado y todo estaba en su lugar; yo podía ver su corazón golpeando en su pequeño pecho. Joshua y yo lo sostenemos y lloramos por él y miramos a nuestro hijo perfecto y pequeñito».

La siguiente decisión de Joshua parecía natural e insignificante, pero acabaría convirtiéndose en un divisor de aguas e incluso un salvavidas para muchas personas. Él se fue al coche a tomar la cámara de Lexi para tomar fotos de su hijo. Al principio, eso no era lo que Lexi quería, pero las fotos de Walter pronto se extendieron por toda la Internet. Ellas alcanzaron a madres enlutadas y las ayudaron en la pérdida de sus propios bebés, y fueron usadas para ayudar a las mujeres a elegir la vida para sus hijos no nacidos.

Lexi recibió muchos mensajes positivos y compartió algunas, incluyendo las siguientes:

«Acabo de encontrar las imágenes de Walter … Estoy embarazada y en una situación muy difícil esta semana. Hice mi primer ultrasonido la semana pasada y él es un niño también. Pero esta semana empecé a rezar por un aborto espontáneo o para decidir terminar (con el embarazo), ya que su padre está huyendo de toda responsabilidad. Yo pedí a Dios para darme una señal hoy de que estaríamos bien, o yo iría adelante y buscaría un aborto mañana. Algunas horas después, vi el enlace en Facebook. Me hizo ir a las lágrimas. Pero, lo más importante, me hizo entender, sin ninguna duda, que no puedo hacer eso con mi hijo».

«Yo solía creer que había razones para justificar algunos abortos. (…) Pero, ahora, mirar Walter allí, acostado en su pecho, me trae vergüenza por mis opiniones pasadas y disgusto por cada mujer que decide abortar sin entender el valor de la vida que trae dentro de sí».

«¡Siempre pensé que era una opción de la mujer de interrumpir un embarazo! De nuevo, falta de entendimiento, pensar, o mejor, ser llevada a pensar que, en esa etapa, una mujer podría abortar un feto (un aglomerado de células!) ¡Cuán equivocada estaba yo! ¡Estoy feliz porque eligió compartir su historia y las bellas fotos de ese momento tan triste de su vida! ¡Fue una lección para mí!»

«Estoy embarazada hace 8 semanas y por 3 de ellas me quedé en profunda agonía, sin saber si mantenía o abortaba al bebé (no estoy en una buena situación para tener niños en el momento), pero usted puso mi vida en perspectiva. Puedo amar a este bebé y «virarme», y eso basta para mí ahora. Yo voy a mantener a ese niño que estoy cargando y guardarlo para la eternidad».

«Estas fotos de Walter revelan a la humanidad del niño no nacido. Ellas prueban, sin lugar a dudas, que se trata de una persona, y no de una partícula o de un montón de tejido. Lo que plantea la cuestión: ¿Por qué en algunos lugares es legalmente permitido acabar con la vida de un ser humano no nacido?»

«Sólo porque el niño en la panza de la madre no puede ser visto por nosotros, eso no significa que sea un puñado de células», escribe Lexi. «Walter estaba perfectamente formado y era muy activo en el útero. Si él tenía sólo unas semanas más, habría tenido una oportunidad de luchar en la vida … En medio de todo nuestro dolor, me alegro porque algo bueno pudo salir de esto. Rezo para que el Señor continúe usando las fotos de Walter para impactar a muchos».

 

 

Extraído de padrepauloricardo.org
Traducido y editado por Formación Católica

 

Editor

Editor

Te ofrecemos la mejor selección de artículos de contenido católico para tu formación cristiana.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.