Sexo sí, hijos no

l testimonio profético de Pablo VI es más necesario hoy que en 1968, ya que el comportamiento contrario a la enseñanza de la Encíclica Humanae Vitae se ha convertido en una práctica generalizada.