¿Por qué julio está dedicado a la Preciosísima Sangre de Cristo?

El mes de julio se dedica tradicionalmente a la Preciosa Sangre, invitando a los católicos a meditar en el sacrificio redentor de Cristo y el derramamiento de su sangre  preciosa por toda la humanidad.