fbpx
¿Qué valor tendría la Eucaristía para la vida cristiana? ¿Podemos vivir como cristianos sin participar en la Eucaristía?

Compendio, números 271 a 294

Introducción

Hay una opinión que afirma que lo importante del cristiano es amar. Entonces, ¿qué valor tendría la Eucaristía para la vida cristiana? ¿Podemos vivir como cristianos sin participar en la Eucaristía? ¿Por qué la celebración de la Eucaristía construye la Iglesia? Son muchas las preguntas que surgen en torno a la celebración de la Eucaristía. ¿Por qué es necesario acudir a Misa todos los domingos y fiestas? ¿Por qué se comulga? ¿Para qué se reserva la Eucaristía en el Sagrario?

«El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo lo resucitaré
en el último día».

Jn 6, 54

Exposición de la fe

1.     La Eucaristía como sacrificio de Cristo

El sacrificio de la Cruz y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio al que la Iglesia se une como Cuerpo de Cristo.

(Leer nn. 280 y 281).

En la cruz, Cristo se ofreció por nosotros y por nuestra salvación. Al resucitar nos dio la nueva vida. Al celebrar la Eucaristía, la Iglesia se une al sacrificio de Cristo y recibe la vida del Espíritu. Por eso se santifica y crece unidad y en caridad. La Iglesia convoca continuamente a todos los hombres a que participen.

(Leer  nn. 271 y 275).

Jesucristo instituyó la eucaristía el Jueves Santo, mientras celebraba la Pascua judía. La Pascua era la cena ritual judía que recordaba la liberación de la esclavitud de Egipto. La nueva Pascua va a significar la liberación del pecado y de la muerte y el paso a la nueva vida por el Espíritu Santo. En la nueva Pascua, se come el cuerpo de Cristo, Cordero de Dios.

(Leer nn. 272 a 274 y 276).

2.    La celebración de la Eucaristía

El Compendio repasa lo esencial de la celebración de la Eucaristía. El rito completo de la Misa se encuentra en el Misal. Al principio del mismo, la parte llamada Institución General del Misal romano desarrolla en detalle la celebración.

Conviene recordar que la Misa tiene dos partes, quién es el ministro del sacramento y los elementos esenciales.

(Leer nn. 277 a 279).

3.    La presencia de Cristo en la Eucaristía y la Comunión

En la Eucaristía el pan se convierte en el Cuerpo de Cristo y el vino en su  Sangre. Esta conversión se llama transubstanciación. Lo que vemos ya no es pan y vino, aunque tengan ese aspecto. Cristo está realmente presente en el pan y en el vino consagrados.

(Leer nn. 282 a 285).

Desde muy antiguo se conserva el pan consagrado para llevar la comunión a los enfermos. Cristo presente en la Eucaristía, es adorado en ella por la Iglesia. Por eso la Eucaristía se trata con el máximo cuidado, respeto y veneración.

(Leer n. 286).

4.    La Eucaristía como alimento y prenda de Salvación

La Eucaristía es sacrificio y alimento. El mismo Cristo que se ofrece en sacrificio se nos da como alimento para que recibamos la vida del Resucitado.

(Leer nn. 287 y 288).

Se recomienda a los cristianos que participemos en la Eucaristía y comulguemos, debidamente preparados para recibir a Cristo y su gracia.

(Leer nn. 289 a 291).

El Compendio habla también de laparticipación en la Eucaristía de miembros de otras iglesias y comunidades eclesiales.

(Leer n. 293).

La Eucaristía nos da la vida de Cristo resucitado, que será plena en el Cielo. Por eso, se dice que es como una garantía o prenda de la vida eterna.

(Leer nn. 292 y 294).

Para profundizar

  • Contemplar la imagen «Ilustración del Tetraevangelio», representando una Última Cena, situada después del n. 365 y leer la explicación.
  • Leer el capítulo 6 del evangelio de san Juan.
  • Meditar el número 274 sobre la Eucaristía en la vida de la Iglesia.
  • Tener un Misal ayuda a conocer mejor la Misa. Allí se pueden leer las oraciones, las lecturas de cada día, seguir el calendario litúrgico y profundizar en el valor y sentido de cada una de las partes de la Misa.
  • Proponerse vivir la Eucaristía en la vida uniendo todos mis sacrificios al sacrificio de Cristo.

Hablar con Dios

Rezar la oración de adiós al Altar, de la tradición siro-maronita, contenida en el Apéndice oracional.

«¡Oh, sagrado banquete, en el que Cristo mismo es nuestra comida, se celebra el memorial de su pasión, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura!».

Santo Tomás de Aquino, O Sacrum convivium

PREGUNTAS

  • ¿Por qué la Eucaristía es el memorial de la Pasión del Señor?
  • ¿Cuándo instituyó Jesucristo la Eucaristía?
  • ¿Por qué la Eucaristía es también un banquete?
  • ¿Qué significa transubstanciación?
  • ¿Cuáles son los frutos de la Sagrada Comunión?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.