fbpx
Las dificultades en la oración pueden desanimar a más de uno. Pero esas dificultades todos las han experimentado. Conocerlas es comenzar a vencerlas.

Las dificultades en la oración pueden dividirse en tres grandes grupos:

  1. Dificultades procedentes del mundo actual. La Iglesia, como el pueblo de Israel, desde el principio fue un pueblo orante. Sin embargo, hoy en los países descristianizados, esta noción se ha perdido.
    Los rasgos peculiares del mundo moderno –ávido consumismo de objetos, noticias, televisión, viajes, diversiones, etc., hacen que los cristianos queden casi completamente incapaces de la contemplación sapiencial. Sin embargo, los cristianos, con la luz de Cristo, pueden perfectamente vencer al mundo, iluminarlo con la luz preciosa y necesaria de la oración.
  1. Dificultades aparentes: la distracción y las obligaciones.
    La sustancia de la oración, dice Santa Teresa, no se encuentra «en el pensar mucho, sino en amar mucho». Por eso, aunque es evidente que las distracciones voluntarias suspenden la oración y ofenden a Dios, es preciso recordar que las involuntarias no ofenden a Dios ni corta la oración, si la voluntad permanece amando.
    Las obligaciones personales, son entendidas también a veces como impedimentos para la oración. Las obligaciones honestas, las únicas reales, son las propias de cada estado, no tienen por qué ser impedimentos para la vida de oración, quizá no permitan largos ratos de oración, pero no podrán impedir los ratos breves ni la oración continua.
    En cuanto a las deshonestas, son obligaciones falsas, yugos más o menos culpablemente formados, que deben ser echados fuera.
  1. Dificultades reales: las dificultades verdaderas para la oración no están tanto en el mundo y el ambiente, ni en las obligaciones particulares, sino en la propia persona: en su mente y en su corazón. Son los llamados «apegos». Es pues, necesario desapegarse de las cosas y ordenarlas en Dios.
Te puede interesar:
04 Sufrimiento en el Purgatorio

ÍNDICE de esta serie:

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.