fbpx
Se distinguen estos tipos de oración: a de petición, la de acción de gracias y la de alabanza.

La oración de petición: Se la hace en Nombre de Jesús, como Él lo había enseñado, “Todo lo que pidan al Padre en mi Nombre y Él les concederá” (Jn 16, 23b)

Nuestra actitud hacia el Padre, al momento de pedir, debe ser la de una actitud filial, con confianza en la sabiduría divina que conoce y sabe lo que nos hace falta y conviene para nuestra salvación.

Se debe tener cuidado en no realizar una oración pervertida, con intenciones viles, con enojo, etc. Todo esto es dañoso, obstina nuestra voluntad, hace perder la fuerza del ejercicio de las virtudes y produce grandes dudas de Fe. Entonces, ¿cómo debemos pedir al Padre? San Agustín nos recalca: con humildad.

La oración de acción de gracias y alabanza: glorificar a Dios es la misión de Jesucristo y lo es también de la Iglesia.

Como pueblo sacerdotal, la misión de la iglesia es ofrecer sacrificios de alabanzas a Dios. Una oración que consta solamente de peticiones y no consta de alabanzas y acción de gracias, no puede llamarse cristiana.

Los bienes por los cuales debemos agradecer a Dios:

Los bienes de naturaleza: la inteligencia y la voluntad.

Los bienes de redención: todo lo que nos ha dado a través de su Hijo Jesucristo, los sacramentos, virtudes etc.Los bienes personales: el trabajo, la familia, los estudios, formación, etc.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.