fbpx
El amor es posible. Para el cristiano hay una fuente de amor verdadero, que es Dios. Y este amor no es una energía o un sentimiento, sino una persona: el Espíritu Santo.

Compendio, números 136 a 146

Introducción

Toda persona siente el deseo de amar y de ser amado. Sin embargo, ¡qué difícil es amar, cuántos errores y fracasos se producen en el amor! ¿Es el amor posible? Se puede llegar a pensar que amar es una utopía. ¿Habrá, pues, que resignarse? ¡No! El amor es posible. Para el cristiano hay una fuente de amor verdadero, que es Dios. Y este amor no es una energía o un sentimiento, sino una persona: el Espíritu Santo.

«Cuando venga el Paráclito que yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de mí. También vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo».

Jn 15, 26-27

Exposición de la fe

1.     Quién es el Espíritu Santo

(Leer n. 136).

Conocemos al Espíritu Santo porque Jesucristo nos ha hablado de Él. La revelación de Jesucristo como Hijo de Dios está unida a la revelación del Espíritu Santo, que nos da la vida de Dios.

 (Leer n. 137).

La Biblia utiliza nombres e imágenes del Espíritu Santo para expresarnos su naturaleza.

(Leer nn. 138 a 140).

2.    La acción del Espíritu Santo

En todas las acciones de Dios, está siempre presente el Hijo y el Espíritu Santo. La Biblia nos habla de su actuación en hombres de Dios, sobre todo en los Profetas. Por eso decimos en el Credo «que habló por los Profetas».

(Leer n. 140).

Los Evangelios también nos cuentan cómo actuó el Espíritu Santo en san Juan Bautista, enviado antes de Jesucristo para preparar los caminos y dar testimonio de quién es el Señor.

(Leer n. 141).

Por «obra del Espíritu Santo», el Hijo de Dios se hace hombre en María Santísima. El Espíritu Santo la llena de gracia para ser la Madre de Cristo. También es Madre de todos los cristianos, porque todos nos unimos a Cristo, formando un solo Cuerpo. Más adelante estudiaremos mejor la acción del Espíritu Santo en María.

(Leer n. 142).

La acción del Espíritu Santo acompaña toda la vida de Cristo. Desde la Encarnación, hasta su muerte. Está presente en su predicación y en sus milagros. Especialmente, en su Bautismo, donde es ungido como Mesías, que significa literalmente  «ungido» por el Espíritu Santo.

(Leer n. 143).

3.    Pentecostés y la Iglesia

Jesucristo había preparado la Iglesia al elegir a los Apóstoles, al enseñarles su Evangelio y al enviarles a predicar, pero la Iglesia se constituyó solemnemente el día de la fiesta de Pentecostés, cuando vino el Espíritu Santo sobre los Apóstoles reunidos en Jerusalén (en el Cenáculo).

(Leer n. 144).

El Espíritu Santo alienta toda la vida de la Iglesia. La ayuda a conservar el mensaje del Evangelio, a entenderlo, a vivirlo y a transmitirlo con valentía y alegría. Enciende la caridad. Alimenta la esperanza. Él es el alma de la Iglesia, que da la vida a todos sus miembros.

(Leer n. 145).

La acción del Espíritu Santo en Pentecostés se transmite a cada cristiano por los sacramentos. En los sacramentos obra el Espíritu Santo. Lo estudiaremos más adelante.

(Leer n. 146).

Para profundizar

  • Contemplar la imagen del «Icono copto de Pentecostés», después del número 533, y leer la explicación.
  • Leer el número 688 del Catecismo.
  • Leer el capítulo 8 de la Carta a los Romanos a partir del versículo 14 (Rm 8, 14-30).
  • Pedir la inspiración del Espíritu Santo al empezar algún trabajo.
  • Recitar con frecuencia la pequeña oración cristiana «Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor».

Hablar con Dios

En el Apéndice oracional, rezar el Ven Espíritu Santo (Veni Sancte Spiritus).

«Oh Dios, que por el misterio de Pentecostés santificas a tu Iglesia, extendida por todas las naciones, derrama los dones de tu Espíritu sobre todos los confines de la tierra y no dejes de realizar (hoy), en el corazón de tus fieles, aquellas mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén».

Misal Romano, oración colecta de la fiesta de Pentecostés.

Preguntas

  • ¿Cuáles son los principales nombres e imágenes del Espíritu Santo?
  • ¿Cómo actúa en los Profetas, en María y en Cristo?
  • ¿Qué sucede en Pentecostés?
  • ¿Qué relación hay entre el Espíritu Santo y la Iglesia?

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.