fbpx
(Juan 6, 41-51) «Yo soy el pan, el vivo, el que bajó del cielo. Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo»

Nuestro Señor Jesucristo dijo: «Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo». Muchos ignorando este misterio, ignoran la vida eterna.

Para progresar en nuestra vida espiritual debemos alimentarnos de la Eucaristía y la Sagrada Escritura, medios eficaces para nuestra santificación.


Evangelio según san Juan 6, 41-51

Entonces los judíos se pusieron a murmurar contra Él, porque habla dicho: “Yo soy el pan que bajó del cielo”; y decían: “No es éste Jesús, el Hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo, pues, ahora dice: «Yo he bajado del cielo?»” Jesús les respondió y dijo: “No murmuréis entre vosotros. Ninguno puede venir a Mí, si el Padre que me envió, no lo atrae; y Yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en los profetas: «Serán todos enseñados por Dios». Todo el que escuchó al Padre y ha aprendido, viene a Mí. No es que alguien haya visto al Padre, sino Aquel que viene de Dios, Ése ha visto al Padre. En verdad, en verdad, os digo, el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Los padres vuestros comieron en el desierto el maná y murieron. He aquí el pan, el que baja del cielo para que uno coma de él y no muera. Yo soy el pan, el vivo, el que bajó del cielo. Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo”

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

1 comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • No se está poniendo larga, la escuché dos veces, de tanta riqueza para asimilar más ideas, y pero nos están cerrando paso por todos los flancos para alcanzar u obtener la bisagra, conjunción de nuestra miseria con la Omnipotencia, ergo, en verdad nos quedaremos en la desolación con La Palabra, Comunión espiritual y procurando siempre y en todo, claro, sacar al bebé primero antes de arrojar el agua servida. Saludos Padre. Dios lo guarde siempre.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

A %d blogueros les gusta esto: