fbpx
(Mateo 25, 1-13) «Las vírgenes descuidadas dijeron a las previsoras: "Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando". Las previsoras les contestaron: "No, porque no va a alcanzar para ustedes y para nosotras"».


La vida del cristiano mediocre es hacer lo mínimo de lo mínimo en su vida, rezar poco, ir de vez en cuando a Santa Misa, hacer cierta vez obras de caridad, pero eso, no alcanza para entrar a la vida eterna, se necesita algo más. Los que piensan así, son como las necias que no se han preparado prudentemente.

Los tontos no heredaran el Reino de los Cielos, porque ellos descuidan de los fines de su salvación y no aplica convenientemente de los miedo.

Lo que es suficiente para mantener la fe en este mundo, no es suficiente para salvarse. Muchos tienen la luz encendida para esta vida, pero no tienen el aceite guardado para la vida eterna.


Domingo XXXII – Durante el año
Evangelio según san Mateo 25, 1-13
Parábola de las 10 vírgenes

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: «El Reino de los cielos es semejante a diez jóvenes, que tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran descuidadas y cinco, previsoras. Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no llevaron aceite para llenarlas de nuevo; las previsoras, en cambio, llevaron cada una un frasco de aceite junto con su lámpara. Como el esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó un grito: ‘¡Ya viene el esposo! ¡Salgan a su encuentro!’ Se levantaron entonces todas aquellas jóvenes y se pusieron a preparar sus lámparas, y las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando’. Las previsoras les contestaron: ‘No, porque no va a alcanzar para ustedes y para nosotras. Vayan mejor a donde lo venden y cómprenlo’.

Mientras aquéllas iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban listas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’. Pero él les respondió: ‘Yo les aseguro que no las conozco’.

Estén pues, preparados, porque no saben ni el día ni la hora».

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.