fbpx
El pesebre, dicen, lo inventó el santo de la humildad y de la pobreza, Francisco de Asís, en la Navidad de 1223, en el pueblito de Greccio-Italia. Francisco estaba enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra, quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial.


Un amigo de San Francisco, Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio, donde había una gruta que a Francisco se le parecía mucho a la cuevita de Belén donde nació Jesús. Francisco habló con su amigo sobre la idea de hacer allí un pesebre vivo, y juntos lo prepararon en secreto; una sorpresa para los niños y grandes del pueblo.

Francisco y Juan eligieron algunas personas para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad, y, siguiendo el relato de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas… ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver.

Era como si se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, conversaba con un grupo de pastores que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer.

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre en cada Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, «luz del mundo», llenó sus corazones de paz y de amor.

El pesebre muestra el inicio de la vida de nuestro Señor en el mundo

Tres años más tarde, San Francisco murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que gusta tanto. El pesebre muestra el inicio de la vida de nuestro Señor en el mundo, rechazado desde que llegó, porque no había lugar para ellos (Lc 2, 7).

El mundo no recibió al Señor, pero Él nos invita a Su casa, a la del Rey, la casa de Dios nuestro Padre. Cristo es consecuente con su propia enseñanza desde que viene al mundo y pone la otra mejilla, la del recibimiento, siendo hospedador, pero a la manera de un Rey, el Rey de reyes, quien nos trata como a reyes: «…voy, pues, a preparar lugar para ustedes…en la casa de mi Padre muchas moradas hay… » (Juan 14).

Cuando recibimos al Señor nacemos de nuevo y nos transporta en el tiempo que los pastores seguían la estrella para llevarlos a Jesús. Salgamos corriendo de júbilo al igual que aquellos pastores para ver al Señor.

Demos gloria a Dios con cánticos e himnos invitando al Niñito Jesús a nacer en nuestros corazones, donde no encontrará un trono de oro, sino más bien, un lugar pobre y feo para que con su presencia, lo convierta en un pedacito de cielo rico y bello.

En clave cristiana, este, y no otro, es el sentido del Pesebre.

Prof. Gregorio Cataldi

Casado con Luz Marilda con quien tiene dos hijos. Además de ejercer la docencia universitaria, es Misionero Cristiano. Por consiguiente, el verdadero currículo, es su Certificado de Bautismo, obtenido no por mérito, sino por gracia. Docente en varias universidades. Trabaja en ministrar catequesis para padres y padrinos de bautismo y confirmación; confirmación de adultos, entre otras tareas pastorales asignadas por el señor Cura Párroco y donde se lo llame. Así las cosas, pelea la dura batalla por crecer en sus compromisos cívicos y cristianos, pero consciente de sus humanas limitaciones y debilidades, no ignora que esta todavía muy lejos de su ideal. Email: goyito7@yahoo.es

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Prof. Gregorio Cataldi

Casado con Luz Marilda con quien tiene dos hijos. Además de ejercer la docencia universitaria, es Misionero Cristiano. Por consiguiente, el verdadero currículo, es su Certificado de Bautismo, obtenido no por mérito, sino por gracia. Docente en varias universidades. Trabaja en ministrar catequesis para padres y padrinos de bautismo y confirmación; confirmación de adultos, entre otras tareas pastorales asignadas por el señor Cura Párroco y donde se lo llame. Así las cosas, pelea la dura batalla por crecer en sus compromisos cívicos y cristianos, pero consciente de sus humanas limitaciones y debilidades, no ignora que esta todavía muy lejos de su ideal. Email: goyito7@yahoo.es