fbpx
La religión es indispensable, tanto desde la perspectiva de Dios como de la perspectiva del hombre. No se puede dispensar al hombre de sus deberes para con Dios.

La religión es indispensable, tanto desde la perspectiva de Dios como de la perspectiva del hombre. No se puede dispensar al hombre de sus deberes para con Dios.


De parte de Dios es necesaria la religión, no porque Dios necesite nuestro reconocimiento o de nuestra oración, sino porque Dios no puede dejar de ser el Ser Supremo; por tanto, no puede dejar de ser nuestro Creador, nuestro fin último, ni dispensarnos de los deberes que nosotros tenemos para con Él.

De parte del hombre es necesaria la religión por razón de múltiples deberes que debemos cumplir para con Dios.

Estos son:

1° Si nosotros consideramos a Dios en sí mismo, como Ser Supremo, de parte del hombre le debemos:

  1. Él merece en justicia el homenaje de nuestra adoración, es decir, el reconocimiento de su infinita grandeza.
  2. Como bondad, belleza y amor infinito, le debemos el homenaje de nuestro amor.

2° Si consideramos a Dios respecto a nosotros:

  1. Como creador, le debemos perfecta sumisión de nuestro entendimiento a sus enseñanzas, y de nuestra voluntad a sus mandatos.
  2. Como a nuestro último fin, le debemos nuestro servicio, o sea el dirigir a Él todos nuestros actos.

Servir a Dios no significa ponerse un chaleco con el nombre “Servidor” estampado en él, ni fungir de voluntario en algún evento –que en sí mismas no dejan de ser cosas buenas– sino que servir a Dios significa que mis actos tienen como fin último la gloria de Dios. Se puede servir a Dios con ayunos y oraciones, tal como la profetiza Ana lo hacía, según las escrituras.

Nosotros conocemos a Dios de dos modos: por la razón y por la revelación. Por la razón significa que la razón natural nos permite conocer de forma indirecta a Dios, es decir, por sus efectos que exigen una causa en Dios. La razón es la luz natural que Dios ha dado a nuestro entendimiento para conocer las cosas.

Con la razón vemos que hay una exigencia de causa primera, que las cosas no pueden surgir de la nada; y entonces sí vemos nosotros que aquí hay algo en vez de nada, vemos que hay necesidad de la existencia de Dios. Hasta la existencia de Dios podemos llegar con la luz natural de la razón. Pero, ¿qué es Dios?, ¿cómo es Dios, ¿si es una o tres personas?, ¿exige esto o aquello?, ¿cuál es su voluntad respecto del hombre? Nosotros no podemos saber todo esto por la luz natural de la razón.

Entonces, también podemos conocer a Dios por vía de la revelación que es la manifestación hecha por Dios a los hombres de algunas verdades de orden religioso.

Así, el conjunto de verdades religiosas que el hombre puede conocer por la simple luz de la razón, se llama Religión Natural.

El conjunto de verdades que Dios ha manifestado al hombre por conducto de la Revelación, se llama Religión Revelada.

Entonces, no podemos nosotros conocer, amar, ni servir a Dios como él manda sino solamente aceptando las verdades, preceptos y medios de santificación que Él se ha dignado manifestarnos.

Por tanto, si existe una religión revelada exige entonces de los hombres que:

acepten las verdades que Dios nos ha manifestado
cumplan los mandamientos que nos ha impuesto
acudan a los medios de santificación con que Él mismo ha querido ayudar a nuestra debilidad.

Dios no es una construcción de mi imaginación. Si Dios existe, Dios fue el que creó al hombre y a su capacidad de entendimiento; porque el que planta el oído, dice el salmo, ¿acaso no va escuchar?, el que puso los ojos, ¿acaso no va a ver? Y, añadimos; el que creó el entendimiento humano, ¿acaso no puede comunicarse al entendimiento humano? A través de figuras, signos, símbolos, inspirando a personas; sí. Si Dios existe, Dios puede revelarse, puede revelarse al hombre y de hecho lo hizo, y así entonces ha revelado al hombre su camino de salvación.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.

Ver todas las entradas

Comentar

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Padre Miguel Martínez

Sacerdote. De la Comunidad Misionera de Jesús en la Diócesis de Ciudad del Este. Mi apostolado principal ha sido la formación de la juventud y de los laicos en general. Mis áreas de interés en el estudio son la Filosofía, la Liturgia y las Sagradas Escrituras.