fbpx

«El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla»

Para alcanzar ese ideal, de parecernos al Señor, tenemos que mirarlo constantemente y conocerlo por medio de las Escrituras y la oración. Así mismo, hacernos un constante examen de conciencia y analizar: ¿Dedicamos un tiempo a la meditación de la Palabra? ¿Cuánto tiempo nos disponemos para escuchar a Dios? Para que por medio de esas acciones el Señor siembre continuamente en nosotros la buena semilla de su Palabra.


Evangelio según san Mateo 13, 24-30
«El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla»

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: «El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó. Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.

Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: “Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió esta cizaña?” El amo les respondió: “De seguro lo hizo un enemigo mío”. Ellos le dijeron: “¿Quieres que vayamos a arrancarla?” Pero él les contestó: “No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla; y luego almacenen el trigo en mi granero”».

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra

¡No dejes al padre hablando sólo!

Homilía diaria.
Podcast.
Artículos de formación.
Cursos y aulas en vivo.

En tu Whatsapp, todos los días.

× ¿Dudas?