fbpx

Serie: Las tres conversiones

Todos estamos llamados a la santidad, a la participación de la vida misma de Dios, pero, ¿cómo llegamos a este estado de gracia? es necesario que pasemos por un proceso de conversión.

En este curso, la Hna Nidia Portillo nos explicará sobre «Las tres conversiones de la vida espiritual» según el Padre Reginaldo Garrigou Lagrange, conversiones necesarias para todo hombre que desea alcanzar el cielo.

Indudablemente no basta, para llevar verdadera vida interior, el estar en estado de gracia, como lo está un niño después del bautismo o el penitente luego de la absolución de sus pecados. La vida interior supone además la lucha contra todo lo que nos inclina a volver al pecado, y una constante aspiración del alma hacia Dios.

El curso «Las tres conversiones» contiene 4 clases, con 1 hora y 13 minutos de material audiovisual y textos complementarios.

Portada - Las tres conversiones - El organismo espiritual
Video

01 El Organismo Espiritual

La vida interior es para todos y para cada uno de nosotros la única cosa necesaria. Por eso debiera desarrollarse constantemente en nuestra alma con mucha mayor fuerza que la llamada vida intelectual, científica, artística o literaria. CONTENIDO...

Video

02 La Primera Conversión

Los principiantes tienen un conocimiento rudimentario de sí mismos; poco a poco van descubriendo los defectos que aún quedan en su alma, las consecuencias de los pecados ya perdonados y de otras nuevas faltas más o menos deliberadas y voluntarias...

Video

03 La Segunda Conversión

Asimismo, los autores espirituales hablan frecuentemente de la segunda conversión, indispensable al cristiano que, después de haber ya pensado seriamente en el problema de su salvación y esforzándose por seguir el camino de Dios, llevado de la...

Video

04 La Tercera Conversión

El fruto más excelente de esta tercera Conversión es un amor de Dios, muy Puro e intenso, que no se deja vencer por ninguna persecución ni contradicción: semejante al amor de los Apóstoles, que se mostraban gozosos de sufrir por el nombre de Jesús...